Home»30 años de Cal y Arena

30 años de Cal y Arena

Libros de la editoria Cal y Arena en una Feria del Libro. Foto: Especial.

Hace 30 años nació Ediciones Cal y Arena, un día de octubre de 1988, y desde entonces es -como lo indica su nombre- una casa de intereses diversos que quizá puedan agruparse en una sola raíz: el amor a las letras. Porque las buenas letras parecen marcar, en bien del país y de su desarrollo cultural, lo mejor de su camino ya largo y dilatado. Cal y Arena fue fundada por Héctor Aguilar Camín y por Andrés León.

El primero de estos nombres es el de una de las presencias más significativas de la segunda mitad del siglo XX en adelante, de la cultura mexicana (Aguilar Camín es un historiador notable, desde su comienzo sorprendente en nuestra historiografía, con La frontera nómada, a más de uno de los narradores mayores del país, con novelas que resistirán a no dudarlo el paso el tiempo, por su factura y por su escritura, ágil o elegante, en ocasiones lujosa, siempre eficaz: Morir en el Golfo y La guerra de Galio; es también, discusión, un ensayista y un periodista asombrosamente apto para la reflexión, el análisis, la controversia y la construcción de una prosa transparente y fluida).

Esta casa nació en 1988 gracias a la visión de aquellos dos personajes y a la de un grupo de jóvenes creadores, entre los que destacan su director actual y desde hace ya algunos años, Rafael Pérez Gay, narrador y periodista de verdadero fuste y de vuelo alto, el poeta —acaso el mejor de los mexicanos nacidos en los años 50— Luis Miguel Aguilar, otro poeta y novelista de obra afortunada: Roberto Diego Ortega, el destacado historiador Antonio Saborit y el crítico literario mexicano de obra más notable en las décadas recientes José Joaquín Blanco. Este puñado de los entonces jóvenes talentos había tenido el más o menos distante magisterio directo de Carlos Monsiváis en el suplemento cultural de la revista Siempre! y de otros escritores mayores en edad que ellos, como José Emilio Pacheco, el propio Aguilar Camín o José María Pérez Gay. No es difícil hallar en este cuadro de escritores el entrecruzamiento de las materias que señalé al comienzo de estas breves líneas: la literatura y la historia.

En Cal yArena han venido apareciendo títulos esenciales de nuestra actualidad literaria, cultural y política. En su acervo cuentan los nombres de varias figuras de aquel mundo, como el historiador Luis González, el novelista brasileño Rubem Fonseca, el mexicano Luis González de Alba (también ensayista y experto en cuestiones políticas y científicas) los poetas Eduardo Lizalde o Silvia Tomasa Rivera. Los temas políticos y sociales no han estado fuera de la actividad de esta casa de ediciones, y han sido tratados por protagonistas y estudiosos como Gilberto Guevara Niebla (uno de los líderes del movimiento estudiantil de 1968) o Arnaldo Córdova.

Hace unos años Cal y Arena, siguiendo una ilustre tradición editorial mexicana, lanzó una colección tan necesaria como exitosa: Los Imprescindibles, libros excelentemente prologados, con erudición y gracia, que reúnen lo mejor de autores de veras indispensables en las letras del país, como Manuel Gutiérrez Nájera, a quien antologó y prologó con su habitual brillantez Rafael Pérez Gay.

Enhorabuena. Cal y Arena es una editorial hecha sin estridencias, buen juicio, inteligencia fina, amor a las letras.

Juan José Reyes – Escritor, ensayista y editor.

 

linea

 

También puedes leer

linea