Home»María Luisa ‘La China’ Mendoza: “Si soy, soy de antiguo”

María Luisa ‘La China’ Mendoza: “Si soy, soy de antiguo”

La escritura María Luisa Mendoza. Foto: Pedro Canché Noticias.

El pasado 29 de junio falleció María Luisa “La China” Mendoza. A modo de remembranza publicamos este perfil mínimo de la escritora que recibirá este 14 de agosto un homenaje nacional en la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes.

María Luisa Mendoza (Guanajuato, Guanajuato, 1930) era una mujer hecha de fantasmas y memorias. Su voz fluía sin puntos y aparte. Todo su despliegue verbal se articulaba en puntos y seguido que frenaban de pronto en un giro-pausa que orientaba su discurso, nunca desordenado, siempre digresivo, hacia los corredores que conduce su gana y enjundia. Su habla se correspondía a esa prosa imaginativa, cargada de adjetivos luminosos, con esa sensibilidad literaria tan hermanada con Arreola, y tan injustamente desdeñada.

Mujer hecha de todos los pasados contenidos en una familia transformada en sagas, que viene de añejo, de la “detracidad” de costumbres y hábitos, de tradiciones que la hicieron “muy mujer”, como “las mujeres de antes”: tal vez por eso, por fundir curiosidad y costumbre, se decidió por una carrera anfibia: Diseño de interiores en la Universidad Femenina de México (1948-1950) y en la fascinación se siguió con Escenografía en el INBA (1950-1953).

María Luisa Mendoza era también una mujer que supo ceder a su diversidad de intereses y pasiones, de la literatura a la política (que le viene de familia de hace un siglo), de periodismo a la sensible e incurable militancia protectora de animales: se licenció en Letras Hispánicas en 1954, fue diputada federal por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) de 1985 a 1988; coordinadora general del Bosque de Chapultepec desde 1989, fundadora del periódico El Día, colaboradora del noticiario televisivo 24 horas y conductora de los programas Un día un escritor y Un día un mexicano, en la televisión estatal.

Apasionada periodista, María Luisa Mendoza publicó ensayo, crónica, reportaje y semblanzas, miniaturas mexicanas, entre las que figuran: ¡Oiga usted! (1973), un precioso libro de miniaturas titulado Las cosas (1976), El teatro Juárez (1978), Qué pasa con el teatro en México (1971), Dos palabras dos (1972) y colaboró en varios libros colectivos como La O por lo redondo (1971) y Crónica de Chile, entre otros.

En 1996, al momento de preparar una entrevista a fondo acerca de su obra, le pregunté a Emmanuel Carballo qué pensaba de La China Mendoza y me respondió: “es una mujer y una escritora que tiene mucho de Naïf, de intensidad indiscutible”.

Como recuerdo mínimo de quién fue y de lo que hizo, quizá sirva un fragmento de Menguas y contrafuertes, su autobiografía: “Hace mucho que no escribo un libro, ni salgo a las 5 a tomar el té ni me acuesto a las 8 de la noche; hace mucho que no ocurren hechos primordiales en mi vida. […] Mi vida es lo único que me pertenece realmente y aun así me la corrigen, corrigen mi autobiografía, imagínate”.

Miguel Ángel Quemain – Escritor y periodista. (Texto publicado originalmente en Reverso de la palabra, El Nacional, México 1996).

 

linea

 

También puedes leer

linea