Home»Sergio Pitol: el espíritu de carnaval

Sergio Pitol: el espíritu de carnaval

El destacado escritor mexicano falleció el pasado 12 de abril; descanse en paz
3634

Foto: Especial

La risa como un guiño de inteligencia, la estructura narrativa como un juego formal y complejo, una corriente literaria de un único representante, son algunas frases para acercarse a la literatura de Sergio Pitol (Puebla, 1933- Xalapa, 2018), poblano por nacimiento prematuro, veracruzano por destino y viajero incansable del mundo, galardonado con el Premio Internacional Alfonso Reyes 2015.

La constante en la literatura de Pitol fue la de indagar en personajes que prometen ser creativos, pero que por sus decisiones de vida terminarán suprimiendo sus deseos e individualidad; o bien, el momento en que los caminos de esos seres derrotados se bifurcan para condenarse o salvarse, en una lucha intensa que se mueve en el terreno de la ironía y el humor, aunque su esencia sea profundamente dramática.

La tragedia fue la que condujo a Pitol al camino de la literatura; y ésta a su vez, la tabla a la que se asiría para salvarse. Su padre murió por una enfermedad cuando Pitol apenas tenía capacidad de memoria. Unos cuantos años después, su madre moriría ahogada en un río. Así fue como Pitol fue a vivir a Potrero, un ingenio azucarero veracruzano que data de la época cardenista, con su abuela y un tío.

En esa región calurosa, Sergio Pitol niño, propenso a las enfermedades, sufrió de fiebres palúdicas que lo mantuvieron al margen de los juegos infantiles. Para compensarlo, su abuela le contaba historias fantásticas que marcarían los primeros recuerdos del escritor. A los seis años, recibió el regalo que él mismo recordaba, sería decisivo: los relatos de Julio Verne, que le abrirían de lleno a la pasión por la literatura y los viajes, cosas que se amalgaman como una sola esencia en la vida de Pitol.

Sobre esa enfermedad que marcaría su camino, Pitol reflexionaría en su época de madurez: “La literatura es el reflejo, la parte no heroica de la humanidad. Las personas con salud de roble no piensan en escribir, hacen deporte, son actores de cine o ejecutivos muy prósperos. Para quienes en la economía de sus vidas vivir o sobrevivir es fundamental, para los enfermos, lo único posible es el pensamiento, la reflexión”.

Fue así como comenzó la lectura de Dickens, Stevenson y Tolstoi. Al terminar la preparatoria, con muchas de las lecturas canónicas en su bagaje cultural, viajó a la Ciudad de México para estudiar leyes en la UNAM, aunque vagamente “sabía que terminaría siendo escritor”. Por la tarde asistía de oyente a algunas clases en la Facultad de Filosofía y Letras con maestros como Rodolfo Usigli y Juan O´Gorman.

La herida iniciática

“El primer párrafo viene como resultado de una herida emocional”, afirma Sergio Pitol, que se imaginaba que su vida se conduciría a escribir dramaturgia, por esa pasión suya por el teatro y la ópera. Fue así que comenzó a tomar un curso con Luisa Josefina Hernández sobre estructura del teatro griego. Ahí, descubrió que lo más natural en él era escribir monólogos largos, párrafos extensos de pensamientos de los personajes. En 1957 publicó su primer cuento, Victorio Ferri cuenta un cuento, en los Cuadernos del Unicornio de Juan José Arreola.

Después publicaría cuatro libros de relatos más, Los climas (1966), No hay tal lugar (1967), Del encuentro nupcial (1970) e Infierno de todos (1977), distintas ediciones donde reciclaría e iría corrigiendo y adecuando sus textos; pero sobre todo, trataría de hacer un ajuste de cuentas con la atmósfera donde había transcurrido su infancia. Una literatura construida por y para el recuerdo.

Luego de un viaje a Venezuela, donde Pitol vivió por primera vez la emoción del viaje, (“si veía un tren, me subía a el”) a partir de 1961, Sergio Pitol vendió sus libros y cuadros, compró un pasaje para llegar a Europa y comenzó el periplo de 28 años en que transcurriría por ciudades como Londres, Praga, Moscú, Varsovia, Venecia, Budapest, Pekín y muchas más, ejerciendo los oficios de traductor y agregado cultural.

Publicaría además, en 1972, su primera novela, El tañido de una flauta, una reflexión sobre el arte a partir de un grupo de personas que observan una obra de teatro cuyo título es el mismo que el de la novela.

La literatura al margen

En ese contexto, alejado de todo lo que hasta entonces le resultaba familiar, alimentándose de lecturas periféricas y exóticas (de los Balcanes, de algunas regiones de la URSS, de la ¡dramaturgia Checa), haciendo traducciones de la literatura rusa, una de sus grandes pasiones, fue que Sergio Pitol comenzó la construcción de su propio universo literario.

Sobre la sustancia de su literatura, asegura que lo que escribía “viene de ese proceso alquímico en que entra una gran parte de elementos inconscientes, subliminales, que yacen en alguna parte de nosotros, que aparentemente no tienen importancia pero que por razones misteriosas, 15 o 30 años después, aparecen de manera vivísima y se vuelven de tal manera poderosa que tienes que escribir sobre ellos, porque son más vivos que cualquier presencia o conversación presente”.

Es en esta época en que Pitol publica sus cuentos más sobresalientes, entre los que destaca Nocturno de Bujara (Premio Xavier Villaurrutia 1981), donde dos amigos inventan una historia de un hombre que viaja a Bujara y es sometido a las más extrañas y placenteras torturas, incitando a una joven pintora a viajar a esa región del mundo. En 1984, se incluyó ese cuento en un libro de relatos llamado Vals de Mefisto, que en palabras de Pitol es “una de mis aportaciones a la literatura contemporánea”.

Comienza entonces a despuntar la literatura que marcaría la entrada definitiva de Sergio Pitol a la permanencia, con un mundo literario que reconstruye y hace reales los falsos valores, explora los deseos no liberadores y muestra una visión absolutamente cruel y disparatada de la realidad.

El tríptico de carnaval

En 1984, Pitol muestra con más claridad que nunca su proyecto literario, consistente en rescatar el estilo picaresco español, añadiéndole el ingenio verbal y el sentido mexicano popular, además de una estructura muy próxima a la escuela del formalismo ruso.

En la época de madurez del autor, sus personajes acceden de dos formas distintas a la novela: una es cuando regresan de experiencias fracturadas, solos y agobiados por el resentimiento; la otra, es el inmiscuirse en vidas poco generosas, en personajes que deambulan olvidados por todos y de todos.

Así, con su segunda novela, El desfile del amor (Premio Herralde de Novela 1984), basada en una nota roja del periódico, Pitol hace una comedia de equívocos que es a la vez un fresco histórico de la decadencia de la Ciudad de México hacia finales de los años 40 y una novela detectivesca, que recrea un desfile de personajes excéntricos en búsqueda de una verdad imposible de alcanzar.

Posteriormente, en 1989, Pitol fue intervenido de una enfermedad de la vesícula mientras vivía en Praga. Sintiéndose morir, recurrió a la literatura y al humor para seguir adelante. A partir de la escena de que fue testigo en un bar de Georgia, donde varios hombres defecaban y charlaban entre sí en las paredes del bar, construyó la anécdota que resultaría en su novela Domar a la divina garza. En ella, Dante C. de la Estrella, alcohólico, de origen humilde y obsesionado con el dinero y el poder, que desprecia el arte y es incapaz de entenderlo, narra el acontecimiento más importante de su vida: haber conocido a Marietta Karepeitz, una traductora experta de la obra de Gogol.

En Domar a la divina garza, Pitol recurre al elemento escatológico tanto en su consistencia excrementicia como sagrada, además de que incluye, como un homenaje a uno de sus escritores predilectos, Nicolai Gogol, el aliento carnavalesco, trágico y grotesco del alma rusa.

Posteriormente volvería  vivir a México luego de casi tres décadas de peregrinar y alimentarse de las culturas del mundo. Apenas llegar, viviendo cerca de la Plaza de la Conchita en Coyoacán, se le detectó una depresión aguda, de la que escaparía de nuevo con el recurso de la literatura. Sobre esa forma de saneamiento, Pitol asegura:

“Siento que escribirme es sanearme de los fantasmas que de repente penetran en uno. Yo escribo las novelas siguiendo tonos de voz. Para mí es muy importante, al crear los personajes, diferenciar un modo verbal de otro, que en conjunto, constituyan una música verbal. Entonces me siento acechado por esos timbres de voz, por sus gestos”.

Fue así como concibió la que sería su primera novela con tema y espacio absolutamente mexicanos; La vida conyugal (1991) (que sería llevada al cine por Carlos Carrera). En esa novela divertimento, Pitol hace una parodia del matrimonio y la vida en pareja, cerrando así el tríptico que él mismo denominaría El carnaval, que consta de El desfile del amor, Domar a la divina garza y La vida conyugal.

“El mundo es barroco”, diría Pitol para justificar el estilo y la importancia de su Tríptico de carnaval, construido en forma de novela, pero cuyos personajes y trama se mueven constantemente por la estructura teatral, “con elementos aparentemente muy lineales, despojados de prestigio y grandeza, que van delineando ciertos bosquejos extremos, cierta radicalidad de movimientos muy operísticos y que corresponden quizá a una necesidad del barroco. Llevar la emoción a su más alto grado de tensión. Hacer emerger, a través del gesto, el rostro y la máscara al mismo tiempo”.

La reconstrucción de la memoria

En 1999 Pitol recibió el Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo y ese año la IV Feria Nacional del Libro de Xalapa le dedicó su edición. Desde entonces, Pitol se dedicó a la reflexión de la literatura y al recate de su propia memoria. Ese es el origen de sus últimos libros: El arte de la fuga, El mago de Viena, e Ícaro, donde hace reflexiones sobre la literatura, la escritura, la memoria, los viajes, los amigos, las ciudades y la música.

Sergio Pitol volvió a radicar a Veracruz, en la ciudad de Córdoba, donde fue nombrado Doctor honoris causa 2003 por la Universidad Veracruzana. El FCE publicó ese mismo año el primer volumen de sus Obras reunidas, que terminaron de imprimirse en 2006. En 2005, recibió el Premio Cervantes de Literatura.

A Pitol, además de su obra literaria, se le deben traducciones de autores como Henry James, Joseph Conrad, Robert Graves, Jane Austen, Witold Gombrowicz; y de escritores rusos hasta entonces desconocidos en México: Alexander Zeromsky, Kazimierz Brandys, Jerzy Andrezjewski y Bruno Schulz.

Para este escritor mexicano, hablar de héroes solitarios en la literatura es cosa menos valiosa que descubrir y escribir sobre el heroísmo del ser humano en general: “Mi héroe es el género humano. Es fácil decir que la mayoría de los hombres son vulgares y estúpidos. Pero hay que reflexionar, por ejemplo, en la invención del lenguaje. Basta pensar que hubo alguien que inventó la “a” para reconciliarme con el mundo. Pensar en eso me produce tanto placer que entonces siento que vale la pena levantarse cada mañana, hacer cosas. Sí, la letra “a” es un triunfo del género humano”.

Carlos Rojas Urrutia – Gerente de Mercadotecnia de Educal.

 

linea

 

También puedes leer

linea