Home»Albores de la Conquista

Albores de la Conquista

La historia pintada del "Códice Florentino"

Diana Magaloni Kerpel

linea-verde

Editorial: Artes de México/ Secretaría de Cultura-DGP

Año: 2016

Páginas: 304

linea-verde

bolsitaCómpralo aquí

cross_almanac__codex_fejervary_mayer__by_ltiana355-d72q3t7

El Códice Fejérváry-Mayer, el mapa cosmogónico más conocido de la religión mexica. Imagen: Especial.

Los mexicas —así como otros pueblos mesoamericanos— tenían una rica cultura libresca, si bien ésta no se cernía al concepto occidental de libro y, mucho menos, al de escritura. En cambio, la representación pictográfica desarrolló un sistema de representación y codificación sofisticado, intertextual y sintético, muy alejado de los intentos de representación imitativa que los europeos traerían al Nuevo Mundo tiempo después. Cruce entre imagen, ideograma y narración, los teoamoxtli —libros sagrados y religiosos— fueron la cumbre de un arte perdido del que apenas quedan unos cuantos códices y fragmentos que, de por sí, ya eran obra de los tlacuiloque y los tlamatinime, pintores-historiadores formados por misioneros y frailes europeos.

De ahí la dificultad de interpretar y encontrar un testimonio verdaderamente prehispánico, ajeno a las nociones visuales y narrativas de los españoles. De entre los varios documentos sobrevivientes, uno de los más conocidos y, a la vez, menos comprendidos, es el Códice Florentino, compuesto entre 1575 y 1577 por 12 libros manuscritos en lengua náhuatl, que sirvió para transmitir a los indígenas la Historia general de las cosas de la Nueva España.

El contenido del Códice es el testimonio más cercano que tenemos sobre la cosmogonía mexica, sus ceremonias, su filosofía, la historia política de los señores de México, ritos, adivinaciones, la vida cotidiana, las clases sociales, la economía y hasta la historia natural. Hay un libro, sin embargo, que ha concentrado la atención de los historiadores y paleólogos: el duodécimo, que corresponde al relato de la Conquista de México-Tenochtitlan y Tlatelolco –donde se peleó el último combate entre mexicas y españoles. Conocido como fuente primaria de lo que sabemos sobre la Conquista, hay en sus primeras páginas ocho profecías que precedieron a la invasión de Hernán Cortés y sus tropas.

Una serie de maravillas predijeron la caída del Imperio Mexica: 1. Una enorme hoguera surgió a medianoche; 2. Ardió el templo de Huitzilopochtli; 3. Ardió el templo de Xiuhtecuhtli; 4. Un cometa cruzó el firmamento; 5. Las aguas del lago parecían hervir; 6. Una mujer que lloraba se presentó en la noche anunciando el fin del tiempo; 7. La captura de la grulla con un espejo mágico, y 8. Varios hombres con dos cabezas aparecieron en Tenocthtitlan. Las ocho profecías —algunas con ilustraciones famosas como el templo en llamas de la segunda, o la mujer de la sexta profecía que prefigura el mito de La Llorona— se han interpretado como un dispositivo narrativo para darle a la caída del Imperio Mexica un significado trágico, incluso como justificación de la destrucción de la cultura indígena, pagana y supersticiosa.

Diana Magaloni Kerpel, experimentada en el desciframiento de los códices, su realidad material –los pigmentos, el trazado, la paleografía- y su interpretación, presenta en Albores de la Conquista una lectura diferente de los ocho presagios que advirtieron a los mexicas sobre la invasión española. En su viaje hacia el Florentino, la investigadora recupera algunas noticias sobre la religión mexica (y mesoamericana), la historia textual del Códice, la hechura del documento por pintores entrenados bajo la guía franciscana, y su relación con otros códices y libros contemporáneos. Como por ejemplo: los códices Aubin, Borbónico, Borgia, Ríos y Vaticano, Durán, la Historia Tolteca Chichimeca, Mexicanus, Telleriano-Remensis, el Lienzo de Tlaxcala, o el Manuscrito Glasgow.

Gracias a un procedimiento hermenéutico que toma en cuenta la cosmovisión indígena –después de todo era una historia para instruir a los conquistados en su propia lengua– redescubre las múltiples capas de sentido de ocho presagios.

Albores de la Conquista es sobre todo un análisis pormenorizado del Códice Florentino, en su contexto histórico, filológico y estético. Pero también una historia de libros, de la transmigración de formatos y tradiciones narrativas, de dibujantes maestros y grabados, encuadernadores y bibliotecólogos. Incluso, si se extrema la comparación, se podría decir que la historia del Florentino y sus ocho profecías es la de una Biblia nacida de México, especialmente del libro del Apocalipsis.

Leídas así, las profecías del Códice Florentino dejan de verse como relatos de realismo mágico, ese tono (más que género) nacido el día en que los primeros exploradores del Nuevo Mundo afirmaron que ahí había animales monstruosos y hombres con la cabeza en el torso. Se convierten en narraciones de una profundidad ctónica indescriptible, donde la propensión indígena de pensar en ciclos de muerte y renacimiento hubiera operado junto a la mitología cristiana de la expiación y el fin del mundo. Albores de la Conquista nos introduce al libro más reciente y trágico del Apocalipsis.

Olmo Balam – Editor de Correo del Libro.

[]

linea

La experiencia de leer

Sobre el autor

Diana Magaloni Kerpel es doctora e investigadora titular en diversas instituciones, entre las que destacan el Instituto de Investigaciones Estéticas (UNAM) y el Instituto Nacional de Antropología e Historia. También fue directora del Museo Nacional de Antropología. Ha analizado a profundidad el Códice Florentino, el Codex Reese, las técnicas de conservación de pintura mural de Tlaxcala, Tlatelolco y la región zapoteca.

Sobre la edición

Desde  que ediciones Tecolote publicara Ecos de la Conquista no se había visto un libro que relatara con tanta elegancia los prolegómenos  a la Conquista de México por España. El libro ha convocado a una multitud de profesionales; en primer lugar a la editora Margarita de Orellana, a la coordinadora Laura de la Torre Rodríguez, la directora de arte Alejandra Guerrero Esperón, la diseñadora Karina Torres Vega, la coordinadora iconográfica Verónica Gómez Martínez, así como a Valeria Guzmán González y Rafael Vargas, encargados del cuidado editorial. La presente edición tiene además fotografías provenientes de la Archivo Fotográfico Manuel Toussaint de la UNAM.

linea

 

También puedes leer

 

La wiki del Instituto de Investigación Filológicas especializada en estudios prehispánicos

El segundo tomo de la "Historia General de las Cosas de la Nueva España" digitalizado.

Los colores del mundo

Otros fragmentos del "Códice Florentino" sobre chocolate, semillas y cestería.

linea