Home»Alta costura

Alta costura

Beatriz Espejo

linea-verde

Editorial: Ink

Año: 2017

linea-verde

bolsitaCómpralo aquí

beatriz-espejo banner

Beatriz Espejo. Foto: Especial / Agenda hidalguense.

La literatura de Beatriz Espejo (Puerto de Veracruz, 1939) se inscribe en esa tradición cuentística de miradas femeninas que exploran la nostalgia por la vida, en una interpretación de la realidad que trasciende el universo de la mujer y explora los sueños y problemas de los seres humanos; una literatura que refleja las realidades interiores y sufrimientos de personajes sujetos a sus circunstancias y prejuicios.

Sus cuentos, cuya publicación Espejo ha administrado cuidadosamente, se desarrollan sobre dos vertientes: una que transcurre en ámbitos cerrados, habitados por fantasmas e interrogantes que pertenecen quizás a una saga familiar y autobiográfica; y la otra, toma su materia prima de la condición femenina hacia el final del siglo pasado: mujeres preocupadas por su profesión, por su situación ontológica y amorosa.

Siendo muy joven, Espejo participó en el taller literario de Juan José Arreola, quien publicó como número uno de su colección Cuadernos del Unicornio el libro de relatos La otra hermana, un volumen de literatura fantástica donde comenzaba a despuntar el estilo de la autora, vasto en descripciones de esos impulsos destructores que sus personajes producen por la represión que los oprime. A ese libro inicial le seguirían otros dos volúmenes de cuentos: Muros de azogue (1979) y El cantar del pecador (1993), ambos elaborados con ese método de corrección permanente “que raya en el delirio”.

En 1996, recibiría el Premio Nacional de Cuento San Luis Potosí por Alta costura, libro que sería publicado al año siguiente y hoy recordamos a 20 años de su primera publicación. En Alta costura, Beatriz Espejo se aleja de las ataduras familiares y paternas para exhibir la vulnerabilidad de la mujer moderna, “atrapada en la telaraña de sus circunstancias”. Se trazan así las historias de seres autocondenados por sus prejuicios, con una prosa perturbadora que a veces se carga de un horror matizado por el humor negro y la ironía.

Los 15 relatos que conforman Alta costura son textos concisos y apretados que recurren a las preocupaciones de las mujeres maduras, afligidas por el deterioro físico y la paulatina extinción de la belleza; mujeres aburguesadas venidas a menos, preocupadas por ahorrar dinero, comprar joyas baratas y conseguir un amante; o sumidas en la histeria y los deseos de mando que provoca la vida sexual poco satisfactoria.

Por otro lado, se rinde aquí homenaje a las escritoras mexicanas que han acompañado a Beatriz Espejo a través de la lectura. Para cada una encuentra una forma de contar que no es casual, sino que se ajusta a la personalidad de cada mujer que se dibuja en apenas unas cuantas páginas. Figuran textos para Inés Arredondo, Pita Amor (quien cautivó a Espejo en su infancia, cuando la vio por primera vez en una corrida de toros, “montada en su exuberante belleza”) y Elena Garro.

Sobre los vínculos que hay entre el trabajo del sastre y el del escritor, Beatriz Espejo reflexionaba hace algún tiempo: “uno urde la escritura. Cuando haces con cuidado una obra artística, urdes las frases, los detalles, las miradas, los encuentros, el enfoque, el principio y el final, la tensión narrativa si se trata de un cuento… el oficio se parece un poco al bordado”.

Carlos Rojas Urrutia – Gerente de mercadotecnia de Educal

[]

linea

La experiencia de leer

Sobre la edición

Editorial Ink pone al alcance de los lectores mexicanos la versión digital de este volumen de relatos, quizá el más conocido de la autora veracruzana, donde la exploración de los temas a los que se aboca alcanza su nivel más alto. La propia Beatriz Espejo explicaba en la presentación de este libro: “mi mundo es el de la burguesía mexicana agónica, que parece pez fuera del agua dando las últimas bocanadas. Eso es de lo que entiendo y puedo hablar: una clase media en proceso de transformación y una burguesía en proceso de extinción”.

Sobre la autora

Beatriz Espejo (Puerto de Veracruz, 1939) es narradora e investigadora de literatura. Nacida en el seno de una familia tradicional de hacendados que cambió su residencia a la Ciudad de México para formar parte de la pequeña burguesía. La familia de Espejo estuvo encabezada por su padre, un hombre culto que disfrutaba los placeres de la comida y de las reuniones familiares. Beatriz fue educada en escuelas de religiosas francesas donde aprendió los buenos modales y encontró su vocación literaria. Las influencias decisivas para la construcción de su universo literario fueron Julio Torri (su maestro en la facultad), Juan José Arreola, Jorge Luis Borges; y la prosa femenina de Katherine Mansfield (de quien ha traducido sus obras) y claro, Virginia Woolf, Elena Garro (“la mujer más completa de la literatura mexicana”), Inés Arredondo y Luisa Josefina Hernández. Doctora en letras españolas por la UNAM, es investigadora del Instituto de Investigaciones Filológicas de la misma casa de estudios.

linea

 

También puedes leer

 

Beatriz Espejo: El arte de bruñir universos

¿Qué hora es, Beatriz?

Un fragmento en voz de Beatriz Espejo

Una cuentista magistral

linea