Home»El doctor Guevara

El doctor Guevara

Che. Una vida revolucionaria. Libro 1

José Hernández & Jon Lee Anderson

linea-verde

Editorial: Sexto Piso ilustrado

Año: 2017

Páginas: 124

linea-verde

bolsitaCómpralo aquí

che21a

Recreación del perfil policiaco del Che Guevara tomado por la Comisión Federal de Seguridad, del Departamento Nacional de Identificación el 25 de junio de 1956, tras su dentención en México junto a Fidel Castro. Ilustración: José Hernández.

Tras el éxito de su primera colaboración, una vez más la sagacidad periodística de Jon Lee Anderson y los trazos de José Hernández, se fusionan en el esfuerzo de reinterpretar la vida del revolucionario más famoso de la segunda mitad del siglo XX. Si bien la figura del Che Guevara es mundialmente conocida, poco es lo que se sabe acerca de Ernesto, el hombre que antecedió al personaje inmortalizado en la memoria popular como símbolo de arrojo, rebelión y, sobre todo, libertad.

Así pues, en éste que oficialmente se reconoce como el Libro 1. El Doctor Guevara, aunque lo antecede el Libro 2. Cuba, se ofrece una perspectiva más humana de los años previos a las revueltas que consagraron al joven Guevara como el héroe latinoamericano por antonomasia. Desde la obtención de su cédula profesional, que más que una licencia para ejercer la medicina resultó ser el pasaporte de su incansable travesía; hasta los preparativos para el derrocamiento del régimen dictatorial en Cuba, al lado de su precursor y líder, Fidel Castro, Anderson nos presenta a un Ernesto vigoroso, enérgico, idealista y con el ánimo juvenil de quien se compromete a luchar para cambiar el mundo.

Aunado a los eventos decisivos que lo marcaron y definieron como el Che, en la novela se intercalan también fragmentos de la intimidad de un individuo que fácilmente podría identificarse con cualquier hijo de familia, amigo, esposo o padre y que, sin embargo, eligió convertirse en el otro “del que tanto habla todo el mundo”. Las consecuencias de tal decisión, representadas todas en la fotografía-estandarte de Alberto Korda, con frecuencia nos hacen olvidar que antes de la boina, el puro y la barba rala existía un joven argentino pasional y comprometido con su profesión, así como sus ideales.

Es por ello que la labor de Anderson y Hernández trasciende, pues no sólo buscan presentar la historia del guerrillero ante el juicio de las nuevas generaciones expuestas, en su mayoría, a la presteza de imágenes y leyendas inconexas o descontextualizadas que desvirtúan la realidad del personaje. Tanto el periodista cuanto el caricaturista pretenden contribuir al legado iconográfico del argentino con una versión que exhibe —desde diversas perspectivas— al Che como lo que fue: un hombre.

A este fin, sin duda, contribuye la estructura formal del libro que plantea el encuentro de la biografía con otros géneros literarios tales como la epístola, la poesía y el artículo periodístico. De manera que por una parte se nos muestra a Ernesto Guevara, el personaje histórico; por otra, nos es posible conocer al joven que fue en la familiaridad de su vida privada e incluso se nos concede penetrar en la profundidad de su pensamiento a través del breve registro epistolar que destaca por sus letras poéticas, influenciadas por líricos mayores, y que dan cuenta de las resoluciones que terminarían por sellar su destino.

Todo esto, enmarcado en el formato de novela gráfica, propone una especie de apoteosis, en la que la figura del Che se incorpora a las filas de los héroes ficticios que colman el universo de las historietas. Asimismo, las transiciones entre una y otra viñeta, al pasar rápidamente frente a nuestros ojos con cada cambio de página, forman un discurso de tipo cinematográfico, acentuado por el dramatismo de las secuencias, así como los cambios drásticos de escenas y escenarios. Lo cual provoca en gran medida el encumbramiento de la figura mítica.

De ahí que sea inevitable advertir una continua fluctuación entre la realidad y la ficción; no obstante, la fidelidad gráfica en los retratos de los personajes que se representan y la atención a los detalles en el texto y las ilustraciones por igual, nos devuelven a la dimensión apropiada por su veracidad, y pronto la novela recupera sus tintes biográficos.

Ya sea por tren o surcando los mares, el viaje incansable del Ernesto Guevara es el tema que prevalece a lo largo de este primer libro y aunque lleno de incertezas, parece no tener rumbo fijo, siempre puede contar con la luz primera y última que persiste entre la oscuridad y la tormenta, justo en la línea del horizonte, como recordatorio y símbolo de la esperanza que él, el famoso Che, representó -y para algunos aún representa- ante los embates de la adversidad.

Fernanda Gallegos Negrete – Estudiante y profesora en letras.

[]

linea

La experiencia de leer

Sobre los autores

Jon Lee Anderson (California, 1957) es periodista y se especializa en temas latinoamericanos y de índole política. Es colaborador de The New Yorker desde 1998 y hasta la fecha ha cubierto numerosos conflictos bélicos alrededor del mundo. Fue galardonado por el Overseas Press Club y en 2013 obtuvo el Maria Moors Cabot Prize por su destacado reportaje acerca de Latinoamérica y el Caribe.

José García Hernández (Ciudad de México, 1965), se dedica a la caricatura política desde 1994. Ha colaborado en revistas y semanarios como Mira, El Chahuistle, El Chamuco (del cual es coeditor), Milenio, La Jornada y Proceso. En 2001 recibió el Premio Nacional de Periodismo. Es coautor de El sexenio me da pena y El sexenio se me hace chiquito.

Sobre la edición

Coeditado por Sexto Piso y la Secretaría de Cultura en 2016, el presente es el segundo tomo de una colección de libros ilustrados que abordan la vida de Ernesto Che Guevara. Con un tiraje de 4 mil ejemplares, éste (denominado por cuestiones cronológicas como Libro 1) se encuentra, al igual que su antecesor, encuadernado con pasta dura en color arena. En la portada se distingue el retrato caricaturizado del joven doctor Guevara, enmarcado por una tipografía que, aunque constante, varía en sus colores para contrastar y resaltar aún en los detalles formales la temática de la obra.

linea

 

También puedes leer

 

La maldición del Che

Recuerdo del Che

Che Guevara: La muerte que detonó revoluciones

Cuando Che Guevara se tumbó en el suelo de la Capilla Sixtina

Che Guevara, escrituras y lecturas

linea