Home»Guie’ Ni Zinebe / La flor que se llevó

Guie’ Ni Zinebe / La flor que se llevó

Edición bilingüe diidxazá -español

Irma Pineda

linea-verde

Fotografía: Frida Hartz

Editorial: Pluralia

Año: 2013

Páginas: 112

linea-verde

bolsitaCómpralo aquí

IrmaPineda06a1

La poeta Irma Pineda. Fotografía: Eduardo Loza/Correo del Libro.

¿Cómo se mide el dolor de la violencia permanente hacia tus padres y hermanos ?, ¿cómo sobrevives a la oscuridad del día y la noche?, ¿cómo se resiste el tiempo de la muerte? Estas son las preguntas que se hace Irma Pineda desde sus primeros poemas, y que al paso del tiempo trata de responder con la inspiración que le ha dado ver a su gente levantarse, pero aún con la tristeza de saber que el ciclo de represión no termina.

Guie’ ni zinebe / La flor que se llevó es un libro de denuncia frente a la agresión militar contra los pueblos originarios. Irma Pineda se lo dedica a su madre, Cándida, quien a los 20 años se quedó sola porque los soldados se llevaron a su marido. Entonces ella era –apunta la propia Pineda- “hermosa y joven, tuvo que ser aún más valiente para continuar la lucha con el pueblo”.

Irma Pineda usa el canto de sus ancestros en diidxazá (zapoteco del Istmo) y en español para dibujar la caída de su pueblo mítico, el de los hombres de voz de trueno, y para colocar a Juchitán y otras tantas comunidades indígenas en una realidad social que persiste hasta hoy: la de la ocupación militar y la represión del Estado.

La poeta canta con dolor la violencia ejercida por los militares quienes llegan de noche para dejar “los brazos mutilados / las gargantas laceradas / las costillas rotas / los sesos derramados” y la tierra regada con los sueños de los padres. Denuncia a los hombres de traje verde que tomaron a las “niñas capullo” para depositar sus semillas y convertirlas en mujeres tierra que rasgaron y violentaron:

Te llevaste mi flor

¡Soldado!

Sin piedad la arrancaste

Mis ramas no tuvieron fuerza para detenerte

La lluvia de mis ojos no será suficiente

para humedecer el suelo

y hacer que mi flor renazca.

Es a esos militares a quienes después dirige sus versos. Los invita a recordar que son sus iguales. Quiere contarles las leyendas de su pueblo, “para revolverles su memoria / y mover la enorme piedra que ocupa su cuerpo”. Los increpa y les pide arrepentimiento; los maldice, tatúa su voz en “los sonidos de la memoria para espantar tu sueño”. Al final, en el poema con que cierra el libro, Irma abraza al hombre que “a pesar de ser la mano del odio / él también / es mi hermano”.

La poeta reconoce la paz de su pueblo y sabe que la única forma que tiene para enfrentar esta guerra es empuñando la palabra. Invita a que su gente se aferre al árbol que es la memoria de los grandes hombres, e invita a los suyos a ser valientes y enfrentar juntos la adversidad:

Podrás hacer que caiga mi cuerpo

Yo caeré

Pero una cosa te digo

Otros más se levantarán para enfrentarte.

En este libro, de impecable factura, hay poemas fuertes y una voz profunda de reivindicación colectiva de la causa indígena. Se acompañan de una grabación con la poesía en español y en diidxazá, con la finalidad de preservar la lengua. También es importante destacar las fotografías de Frida Margarita Hartz Rocha, que ilustran la palabra con escenas de militares armados en comunidades indígenas, mujeres campesinas, rostros de niños y niñas. Los militares y la comunidad tienen el mismo color de ojos, la misma piel “somos iguales / hijos paridos por la tierra roja”, canta Irma Pineda frente a los soldados.

Nancy García – Coordinadora del Centro Cultural Elena Garro.

[]

linea

La experiencia de leer

Sobre la autora

Irma Pineda (Juchitán, Oaxaca, 1974) es escritora, poeta y traductora. Entre sus libros se encuentran las ediciones de poesía bilingüe (zapoteco-español) de Ndaani’ Gueela / En el vientre de la noche (2005), Xilase Nisado’/ Nostalgias del mar (2006), Xilase qui rié di’ sicasi rié nisa guiigu’/ La nostalgia no se marcha como el agua de los ríos (2007), Doo yoo ne ga’ bia’/De la casa del ombligo a las nueve cuartas  (2009) y Guie’  Ni Zinebe/ La flor que se llevó (2013), entre otros. Su obra ha sido traducida al inglés, alemán, italiano, portugués, serbio y ruso.

Acerca de la edición

Guie’ ni Zinebe/ La flor que se llevó forma parte de la serie Voces nuevas de raíz antigua. Poesía indígena contemporánea de México, de Pluralia Ediciones, serie conformada por siete libros que dan cuenta de la vitalidad, potencia y diversidad de la creación literaria indígena actual. Pluralia, una de las pocas casas editoriales dedicadas a publicar literatura en lenguas originarias, apuesta por estos libros que reúnen un trabajo conjunto de escritores, ilustradores, fotógrafos y músicos, quienes crean obras que narran, ilustran y cantan: de la poesía al mito, del cuento y la leyenda al ensayo, de la información rigurosa a la ficción, la editorial busca lectores curiosos y abiertos a la pluralidad lingüística, visual y auditiva de nuestro país.

linea

 

También puedes leer

 

El sitio oficial de Pluralia Ediciones

"La flor que se llevó", de Irma Pineda: una lectura sociocrítica

Irma Pineda: la nube vestida de verde

El destino de las lenguas amerindias

Una muestra de poesía en lengua diidxazá

"En México aún hay un gran racismo”. Entrevista a Héctor Martínez Rojas, editor de Pluralia y a Celerina Patricia, poeta Poeta Ñuu Savi

Mujeres poetas en el país de las nubes

Más sobre la serie Voces nuevas de Raíz Antigua

linea