Home»La pirámide cuarteada

La pirámide cuarteada

Evocaciones del 68

Luis Fernando

linea-verde

Editorial: Resistencia / Secretaría de Cultura-DGP

Año: 2017

Páginas: 120

linea-verde

bolsitaCómpralo aquí

Luis Fernando durante la presentación de “La pirámide cuarteada” en la Feria del Libro y la Rosa 2018. Foto: Víctor Argüelles-Twitter.

“¿Este será un verano aburrido?”, se pregunta un adolescente mientras transcurren los últimos meses de sus 17 años. La duda sigue habitando medio siglo después en la mente de quien fuera ese joven un tanto inocente e imberbe que despertaba a una realidad apabullante, y lo rodeó repentinamente en aquel lejano año de 1968. De un día a otro vio tanquetas circulando en las principales avenidas de la ciudad, rumores de gente en contra de los estudiantes, periódicos con noticias distorsionadas y jóvenes clamando por justicia.

La pirámide cuarteada, del monero mexicano Luis Fernando, da respuesta a esa parte de su vida y también a algunos momentos importantes del trágico 68 mexicano, donde todo se ve mejor a la distancia de los años, pues lo que alguna vez transcurrió de manera simultánea y en desorden, hoy la propia vida lo ha asentado en su justa dimensión y cobra una estructura que se puede transmitir. El reconocido dibujante retrata el movimiento estudiantil desde sus inicios hasta su fin, y conduce al lector hacia esa época a través de la mirada de un joven maravillado por películas como Hasta el viento tiene  miedo, las historietas mexicanas, Sherlock Holmes y las canciones de bandas emblemáticas como The Doors, The Kinks y Paul Mauriat.

Por medio de las viñetas de Luis Fernando, que se antojan un tanto melancólicas, de tonos sepia y oscuros, que recuerdan los tiempos en que ese joven estudiaba en una escuela de dibujo en el número 157 de la avenida Chapultepec, entre Dinamarca y Versalles. Ahí comienza esta historia donde el lector encontrará una Ciudad de México diferente, la de los años 60 en la porfiriana colonia Juárez, antes llamada América. En ella, un adolescente aprendiz de dibujante se dirige diariamente a su escuela, y en compañía de sus amigos comienza a desmenuzar hechos que le resultan un tanto misteriosos, pero que no lo son tanto cuando comienzan a  intercambiar opiniones sobre lo acontecido el mes de julio de 1968.

Los rumores por aquellos días eran muchos. Las diferencias entre estudiantes de la Vocacional 2 y la Preparatoria Isaac Ochoterena, incorporada a la UNAM, desataron una serie de enfrentamientos que culminaron en una batalla campal que continuó al día siguiente. En estas peleas callejeras participaron no sólo los estudiantes, también agentes externos, controlados en un principio por el cuerpo de granaderos del Distrito Federal, quienes disolvieron con violencia los enfrentamientos. Esta intervención provocó el enojo de los estudiantes, quienes inmediatamente comenzaron a manifestarse en oposición a estas extremas medidas tomadas en su contra.

El joven dibujante que protagoniza esta historia lleva al lector de la mano para contarle la manera en cómo fue formando su conciencia política, primero al enterarse de las protestas en la prensa y los medios, y posteriormente con una lectura que marcaría su joven vida׃ Los Supermachos, la legendaria historieta de Rius, cuyo retrato de la vida nacional a través del humor y de su personaje principal, Juan Calzónzin, lo dejó impresionado.

Las imágenes que conforman este libro evocan los principales momentos de la vida nacional de aquel entonces, como la marcha encabezada por el Partido Comunista y los estudiantes del Politécnico Nacional del 26 de julio, la entrada de los granaderos a la Preparatoria 1 y el posicionamiento del entonces rector de la UNAM, Javier Barrios Sierra, quien izó la bandera a media asta en Ciudad Universitaria y posteriormente dio un discurso con el que comenzó una de las principales marchas de aquel año.

Algunos de los momentos decisivos de esta novela gráfica son la famosa “Marcha del silencio”, o los hechos posteriores al 2 de octubre, donde se incorporan fotografías e imágenes históricas que otorgan un relieve diferente a los dibujos del autor, pues muestran una faceta más cruda e intensa de la realidad que vivió el propio Luis Fernando.

Otro de los rasgos de este libro es la incorporación de dos personajes que visitan al protagonista a lo largo de la historia, y que dan un valor diferente a los hechos que se van presentando día a día. Ellos son Tezcatlipoca y Huitzilopochtli, quienes se aparecen en los sueños del joven Luis Fernando y dan cuenta de otro tiempo, el prehispánico, con sus ritos y su cosmovisión, pero de una manera desenfadada y juguetona, a través de expresiones coloquiales y coloridas. Esa parte de la historia se compara constantemente con el presente y da al lector otra lectura de los acontecimientos.

De esta manera, La pirámide cuarteada se conforma como el testimonio de alguien que remueve sus recuerdos para revivir aquella época en la cual, mientras dibujaba láminas de perspectiva en sus clases, fue conociendo los detalles y pormenores de ese un monstruo que tomaba forma en las calles y reconociendo cada vez mejor gracias a sus compañeros, amigos y sobre todo a su abuelo, el guía que orienta las inquietudes de su sobrino, quien hacia el final del libro se dice a sí mismo: ″tanto que asimilar, tanto…″ Su vida ha quedado marcada y él lo sabe.

Aquel estudiante inocente pronto cambia la forma en que ve lo que acontece a su alrededor y se convierte en un ciudadano politizado. Como aquel joven que al pasar los trágicos hechos del 2 de octubre cumple 18 años y despierta a una nueva realidad, los lectores jóvenes de este libro se identificarán con un espíritu que en su búsqueda por afianzar su identidad, forja también sus ideales y una manera de concebir un episodio histórico que le cambió la vida a este país.

Alfonso Navarrete – Jefe de información de la Coordinación Nacional de Literatura del INBA.

[]

linea

La experiencia de leer

Sobre el autor

Luis Fernando es dibujante, monero e ilustrador. Ha publicado historietas en Másomenos, suplemento de unomásuno, las HistErietas de La Jornada, en la revista El Gallito Cómics y diversos medios como El Financiero, Milenio o El Universal. Entre sus libros se encuentran La blanda patria (1990), Museo de papel (1987) y El tataranieto del Ahuizote (1992). Ganó el premio nacional de periodismo en caricatura en 2005 y ha expuesto múltiples veces su obra individualmente y en conjunto.

Sobre la edición

Encuadernado en pasta dura y con páginas de papel couché, La pirámide cuarteada es una novela gráfica en la que se entremezclan historieta y archivo documental: además de sus propios dibujos, el autor incluye fotografías, afiches, recortes de prensa, fragmentos de otras historietas y diseños que ilustran excepcionalmente la atmósfera intelectual y gráfica del movimiento estudiantil de 1968.

linea

 

También puedes leer

 

Las escritoras del 68

Las grandes novelas sobre 1968

La juventud 50 años después del 2 de octubre: imaginación y utopía

Entre Revueltas y el infierno

El M68 en 2018

linea