Home»Libreros

Libreros

Crónica de la compraventa en la Ciudad de México

Mercurio López Casillas

linea-verde

Textos: Javier Garciadiego, Vicente Quirarte, Bernardo Esquinca, Luigi Amara, Cristina Pacheco, Fernando Fernández.

Fotografías: Ilán Rabchinskey.

Grabados: Joel Rendón, Artemio Rodríguez, Emmanuel García.

Editorial: Ediciones Acapulco/ Secretaría de Cultura-DGP

Año: 2016

Páginas: 240

linea-verde

bolsitaCómpralo aquí

iquality.php

Una librería de viejo en la Ciudad de México. Foto: Especial

El cambio constante es la esencia de las sociedades modernas, como bien lo expresa la frase (irónicamente cada vez más arraigada): “todo lo sólido se desvanece en el aire”, misma que sirvió de título para la obra que en 1982 publicara Marshall Berman, inspirado a su vez en las célebres líneas que años antes Carlos Marx plasmara en su Manifiesto del Partido Comunista (1848). Vale la pena traerla ahora a la memoria en vista de las grandes modificaciones al panorama urbano y las significativas repercusiones en su desarrollo social y cultural por la voracidad de estos tiempos volátiles.

A causa de esta tendencia, la Ciudad de México ha sufrido incontables incisiones que con los años han contribuido a forjar su actual apariencia. En este incesante vaivén, calles y avenidas cambiaron sus nombres o quedaron en el olvido popular, al desaparecer con ellas casas, puestos y locales que muchas veces, en su interior, resguardaban invaluables acervos de cultura.

Al rescate de estos baluartes, así como de los recuerdos inoculados en la memoria de la ciudad se encuentran los libreros, a quienes en la obra homónima de Mercurio López se les reconoce como un verdadero testimonio de amor por el objeto de su oficio. En las páginas de Libreros queda claro que hablar de las librerías de México es mencionar la historia y el nivel cultural del país; pero hablar de sus librerías de viejo es referirse además, en una abstracción más profunda y sentimental, a su alma.

Tanto es así que para la familia López Casillas y quienes participaron activamente en esta obra de carácter multifuncional no representa ninguna dificultad compartir sus experiencias y vivencias personales. Pues antes que cualquier cosa, este libro constituye las memorias de una familia trabajadora para la cual la vida personal y laboral es indivisible, porque está dedicada por completo a los libros, su gran pasión.

Así pues, al pasar las páginas, nos encontraremos una y otra vez en el centro de una vorágine de recuerdos ajenos que, no obstante, nos conmueven al punto de creerlos propios. Y es que el breviario histórico que precede el relato de cada etapa en la vida de los López Casillas induce a la nostalgia de quienes han transitado por las calles que se describen; de quienes han ingresado o incluso comprado algún libro en sus negocios o solo comparten el amor por la historia de la tierra patria. De modo que en esta crónica de las librerías de “segunda mano”, más que el tiempo, el hilo conductor es el espacio.

De norte a sur, del pasado al presente y de la base del árbol a sus ramas es como se siguen los capítulos del libro, mientras se traza una ruta alterna para conocer la ciudad a través de sus librerías. De ahí que esta Crónica de la compraventa de libros en la Ciudad de México se distinga por cumplir diversas funciones. Destaca especialmente la revaloración a la importancia de los libros, librerías de viejo y sus dueños, quienes no sólo se encargan de administrar su material y espacio de trabajo o de comprar y vender al mejor postor sino de recuperar diligentemente los vestigios materiales del pasado para darles nueva vida en nuevas manos.

Esta aura de romanticismo y de misterioso azar en torno al afanoso oficio del librero no permanece en las palabras de los cronistas de la obra, pues las fotografías que acompañan el texto evocan también las épocas pretéritas, facilitando el traslado a los lugares que ya no existen con las personas que ya no están, pero que sobreviven en las nuevas generaciones y en su deseo por resguardar los tesoros aguardantes en los viejos anaqueles.

Si bien el título de este tomo alude a los famosos “mercaderes de libros”, la naturaleza metatexutal de su contenido en relación al libro, convierte a este último en la justificación de su existencia. En consecuencia, Libreros busca ser un todo: desde un texto heterogéneo en cuanto al género, porque en él coexisten la crónica, el ensayo, el catálogo, la biografía y hasta el cuento; hasta un espacio en el que convive toda la cadena que se nutre de los materiales bibliográficos.

En el marco de la modernidad y la fugacidad de todo, los libros no tienen ni tendrán un lugar fijo y su viaje será siempre interminable e impredecible. Bajo esta consigna, la movilidad constante de los libreros y sus librerías (particularmente de la familia López Casillas) amplía la posibilidad de añadir nuevas páginas a esta pequeña crónica de carácter biográfico y, asimismo, da la certeza de su solidez y permanencia a pesar de los cambios.

Fernanda Gallegos Negrete – Estudiante y profesora en letras.

[]

linea

La experiencia de leer

Sobre el autor:

Mercurio López Casillas (Ciudad de México, 1964) es el menor de 11 hermanos de una familia con tradición de libreros. Es investigador de las artes gráficas mexicanas, así como librero anticuario, bibliófilo, editor, escritor y coleccionista. Ha sido curador de algunas exposiciones como Posada, grabador continental (Museo de Arte Moderno de Bogotá); así como la exposición permanente del Museo José Guadalupe Posada en Aguascalientes. Fue fundador de cuatro librerías de viejo, y en sociedad con sus hermanos, de 12 más; actualmente atiende, entre otras, las librerías Bibliofilia y Argonautas. Entre sus libros publicados destaca la caja Juegos y diversiones de Posada (Ediciones Acapulco, 2013), así como La muerte del impreso mexicano (2008).

Sobre la edición:

Libreros. Crónica de la compraventa de libros en la Ciudad de México es una coedición de la Secretaría de Cultura y Ediciones Acapulco, publicada en 2016 con un tiraje de 1,113 ejemplares. Su primera edición se hizo con la coordinación y edición de Selva Hernández López, Vanesa López García y Mercurio López Casillas, con ayuda de Sandra Luna, José Antonio Roldán, Belmino Ortega y Sergio Baraza. Los 500 ejemplares de la Secretaría de Cultura están impresos en papel Coral Book White con cubierta de pasta dura, mientras que la tipografía del total de los ejemplares pertenece a la familia Baskerville diseñada por Linotype. A cargo de la fotografía estuvo Ilán Rabchinskey y Alex Dorfsman.

linea

 

También puedes leer

 

Escolios de libreros

Un recorrido por la librería de Selva Hernández y Alejandro Magallanes

Un librero sin librería

La página oficial de Ediciones Acapulco

Ser librero: el ferviente oficio de leer y compartir con generosidad esa pasión

Librerías de viejo. Sus incunables y sus desechos

Librerías de viejo: negocios que viven del amor al arte

El precio único de libros, lectores y libreros

linea