Home»Migraciones

Migraciones

Poema 1976-2016

Gloria Gervitz

linea-verde

Editorial: MaNGos de HaChA /Secretaría de Cultura-DGP Año: 2017 Páginas: 288

linea-verde

bolsitaCómpralo aquí

gervitzetsda

La poeta Gloria Gervtiz. Foto: Östervärns Antikvariat & Bokhandel/Especial.

Este es un solo poema concebido a lo largo de 40 años en los que su escritura, su crecimiento y su perfeccionamiento, han sido la única obra de Gloria Gervitz (29 de marzo de 1943). En esta versión que celebra sus primeros 40 años, las Migraciones se presentan como una obra si no completa, sí unitaria. A diferencia de otras ediciones de lo que comenzó como Shajarit (1979), Fragmento de ventana (1986), Yiskor (1991), Treno (2003), así como los fragmentos y secciones que poco a poco se han añadido, el libro que aparece bajo el sello de MaNGos de HaCHa omite las divisiones gráficas del poema y toda indicación de que lleve a buscarle las costuras al poema. Por eso no dice “poemas”, sino “poema”; y tampoco hay títulos sobre los versos, sólo espacios en blanco que indican que el aliento se torna hacia una dirección sin cortar nunca el respiro de este poema orgánico, el más reciente espécimen de ciclos como los Cantos de Ezra Pound, Paterson de William Carlos Williams o los Cuatro cuartetos e T.S. Eliot. En la discusión que aparece al final del libro, otro lector de Gervitz, Ulf Eriksson (traductor y editor de su obra en Suecia), apunta que entre los precedentes de Migraciones en nuestra lengua deberíamos considerar el Altazor de Vicente Huidobro o Pasado en claro de Octavio Paz. El formato del libro, volumen en cuarto y de portada guinda, puede considerarse monumental. Aunque muchos de los pasajes del poema se extienden durante páginas, la mayoría se limita a una pequeña porción de la cuartilla cuyas planicies en blanco son los únicos signos de puntuación de un poema y sus ramificaciones que no precisan tampoco de mayúsculas (salvo en los nombres propios). Para quien conozca por primera vez el gran poema de Gervitz a través de esta edición, las versiones anteriores le parecerán raras cuando no espurias con sus números romanos, sus índices de primeros versos y sus epígrafes. El poema fluye entonces sin verdaderas interrupciones, por mucho que sus temas se vayan imbricando, detonando ecos entre sus versos que hablan sobre la vida, la muerte, el presente, la memoria, los antepasados: “estoy viviendo superposiciones de instantes en una perspectiva plana”, enuncia la poeta a poco de abrirse el libro que, además, empieza como termina. La estructura circular de Migraciones es evidente desde que la poeta dice “en las migraciones de los claveles rojos donde revientan cantos de aves picudas” y termina -en cursivas por ahora pues es de esperar que el poema seguirá creciendo- con un simple “estoy viva”. DUe7wXGVoAMDjYI Construido con vocablos hebreos, anglosajones, nahuas, griegos y en un español que proviene de una hija de migrantes judíos ucranianos, Gervitz no sucumbe al virtuosismo de Eliot o de Pound, quienes combinaban en un mismo poema todo tipo de grafías y lenguas, sino que se apropia de las palabras que habitan este ciclo: el Leteo podría estar en Cuernavaca, la ciudad de la eterna primavera; así como la chía de López Velarde, aquí están el ate, el epazote, los chapulines y los molcajetes, el pulque y las tunas; las palabras del Cantar de los Cantares y las oraciones de la Torá llegan a encontrarse con el bolero, esa música  que enferma de amor si se oye mucho o con La zandunga. El nombre de este poema, Migraciones, suscita hoy y como nunca, imágenes de refugiados, de niños encerrados en jaulas al norte de México, de pateras y familias desterradas por la guerra y la pobreza. ¿Qué hay de ese mundo en este poema poliédrico en el que el presente, el tiempo, es sólo una circunstancia? Menos de lo que parecieran decir sus versos acerca de los sueños, la genealogía y el cuerpo; y mucho más de lo que expresa este poema en donde, así como el Kadish nunca habla de la muerte aunque es una oración fúnebre, acecha el insomnio, lo inentendible, el miedo y su inundación, la certeza de que los muertos y los vivos nunca se entenderán, pero vale la pena reconciliarlos. Hay, además, un regalo o un mensaje extra en este libro que celebra y compendia un proyecto único en nuestra época y nuestra literatura: la fe de erratas que viene incluida y que nos indica que la escritura de las Migraciones no ha concluido y se seguirán escribiendo mientras Gloria Gervitz esté aquí, en este instante que es todos los instantes. Olmo Balam Editor de Correo del Libro.

[]

linea

La experiencia de leer

Sobre la autora

Gloria Gervitz (Ciudad de México, 1943) es poeta y traductora. Estudió historia del arte en la Universidad Iberoamericana. Es autora de Fragmento de ventana (Editorial Villicaña, 1986), Migraciones (Fondo de Cultura Económica, 1991; El Tucán de Virgina, 1996) y Treno (Conaculta-Fonca/ Filodecaballos, 2003). Parte de su trabajo ha sido traducido al inglés, francés, alemán, portugués, italiano y hebreo.

Sobre la edición

La presente edición no sólo reúne esos textos, sino que los amplía y transforma radicalmente la estructura del poema. Migraciones pasó por cambios importantes, creció de manera considerable en volumen y fuerza expresiva. No sólo se sumaron nuevos pasajes, sino que los materiales que lo conforman fueron reeditados y reorganizados, eliminando los apartados que actuaban como puntos de referencia, lo que ha resaltado el carácter de flujo inacabable del texto. Es por ello que la poeta consideró que esta versión ampliada y corregida es la versión definitiva de su trabajo. Ha pasado más de una década desde la última edición del poema en México. Mientras tanto, su prestigio internacional ha venido creciendo con ediciones en diversos idiomas. Esta nueva publicación es indispensable para que el lector de habla hispana tenga la oportunidad de leer por primera vez uno de los poemas esenciales de la literatura mexicana de nuestro tiempo.

linea

 

También puedes leer

 

María Baranda escribe sobre “Migraciones”

Material de lectura para introducirse en la poesía de Gloria Gervitz

“Treno” de Gloria Gervitz

“Migraciones dentro de ‘Migraciones’/ o un decir que se dice

La página oficial de MaNGos de HaChA

linea