Home»Reloj sin manecillas

Reloj sin manecillas

Carson McCullers

linea-verde

Traducción: Vida Ozores

Prólogo: Jesús Carrasco

Editorial: Seix Barral

Año: 2017

Páginas: 204

linea-verde

bolsitaCómpralo aquí

1484483993_950181_1484486505_noticia_normal_recorte1

La escritora Carson McCullers captada en 1946. Foto: Henri Cartier-Bresson.

Publicada en 1961, seis años antes de su muerte, cuando su cuerpo maltratado no resistió más la tristeza de su propia existencia, Reloj sin manecillas sería la novela final de una autora que supo componer, en los tonos de la melancolía, el paisaje de su esencia, rota y recompuesta en la realidad literaria.

Carson McCullers pasó sus últimos años encerrada en una enorme casa a las afueras de Nueva York, atendida y mimada por Mary Mercer, que había sido su psiquiatra y con quien estableció lo que fue el único vínculo sinceramente recíproco de toda su vida. Fue en esa circunstancia en la que terminó de escribir su Reloj sin manecillas, la historia de cuatro hombres de un pequeño pueblo del sur de Estados Unidos cuyas vidas están conectadas en los hechos presentes y del pasado.

La novela comienza con el cambio de estación y el modo en que lo vive de manera particular el boticario del pueblo, J. S. Malone, a quien le anuncian un padecimiento de leucemia. Es hasta ese momento, cuando está desahuciado, que ese hombre cuarentón toma conciencia del vacío en que ha dejado que transcurran los días de su vida. A la única persona a quien es capaz de confesar (en vano) su tristeza es al anciano juez Fox Clane, antiguo congresista, racista, solitario y amargado por el suicidio de su hijo, a quien lo único que de veras conmueve es el amor no correspondido que siente por su nieto Jester, un adolescente que prepara la rebelión propia de su edad contra su estirpe. Cierra el cuadro el joven Sherman Pew, un negro de ojos azules que encierra los enigmas del pasado y es el catalizador de las tensiones raciales, sexuales y culturales de la novela.

Con pasajes de gran literatura, como cuando el coronel explota en su estudio con el recuerdo de su hijo muerto, al tiempo que un trueno ilumina el cielo del pueblo de Georgia, o los diálogos casi imposibles pero probables entre el juez Clane y Malone o Sherman y Jester, Carson McCullers elabora su último retrato de esa desolación que late en su obra entera.

Una novela que tiene el poder de la musicalidad de la melancolía, con descripciones que se ponen a secar al sol y suenan como preludios a los tonos en que los actores ejecutan su misión malograda sobre ese escenario. En palabras de la autora, un libro acerca de “la responsabilidad del hombre para consigo mismo”.

Esa responsabilidad significó para Carson McCullers el compromiso con su oficio y la derrota de su propia existencia. O como menciona Jesús Carrasco en el prólogo de esta edición, “la responsabilidad, por ejemplo, para afrontar la soledad, para tomar decisiones morales y para, finalmente, modelar una identidad verdaderamente propia. Ésta es la idea que alumbra y la que subyace en cada uno de los personajes protagonistas de Reloj sin manecillas. Todos ellos solos e impelidos a tomar el timón de su existencia. Todos ellos obligados a asumir de manera radical la responsabilidad de estar vivos”.

Carlos Rojas Urrutia – Gerente de mercadotecnia de Educal.

[]

linea

La experiencia de leer

Sobre la autora

Carson McCullers (Columbus, Georgia, 1917 – Nyack, Nueva York, 1967) quiso ser pianista por convicción aprendida de su madre de que el destino le tenía preparado un futuro privilegiado, pero luego de una fiebre reumática en la adolescencia, creció en ella la convicción de que se convertiría en escritora. Vivió inmersa en amoríos tormentosos y sobrevivió poco y mal a sus enfermedades. A los 30 años tenía paralizado el lado izquierdo del cuerpo; a los 45 era una inválida y a los 50 entró en un estado de coma que la llevó a la muerte. Sus relatos de El corazón es un cazador solitario, La balada del café triste, Reflejos en un ojo dorado y Frankie y la boda, donde explora la añoranza por lo que no será, la ubican como uno de los referentes más importantes de la literatura norteamericana del siglo XX.

Sobre la edición

En 2017, cuando el mundo recordó el centenario de Carson McCullers, la editorial Seix Barral recupera y publica por primera vez en español lo que sería la última novela de la autora estadounidense. La traducción de Vida Ozores, de 1962, data de la época en que el libro fue publicado originalmente en inglés, pero permaneció inédita hasta nuestros días. Con esta edición, la editorial Seix Barral culmina la labor de publicar la obra completa de la autora estadounidense en nuestro idioma.

linea

 

También puedes leer

 

Cómo ser Carson McCullers

El aliento de la melancolía: Carson McCullers

El corazón solitario de Carson McCullers sigue latiendo

La ternura volátil del desamparo

linea