Home»Tsína rí nàyaxà’ / Cicatriz que te mira

Tsína rí nàyaxà’ / Cicatriz que te mira

Hubert Matiúwàa

linea-verde

Ilustración: Filogonio Naxin

Introducción: Hermann Bellinghausen

Editorial: Pluralia

Año: 2018

Páginas: 60

linea-verde

bolsitaCómpralo aquí

matiwq

Con permiso de Pluralia Ediciones, reproducimos el prólogo de este poemario, escrito por el propio autor.

Los hombres que hacen reír: por qué escribir poesía en idioma Mè’phàà

En la memoria oral están presentes las diversas formas de la creación literaria, la transición a la escritura es reciente, por lo tanto, la poesía de los pueblos indígenas es milenaria; el hecho de que la diversidad idiomática que existe en México sea invisibilizada obedece a un proyecto de nación y una lógica de canon.

Recuerdo una tarde que la abuela me dijo: —Hace mucho tiempo los Mè’phàà no conocían la alegría, al darse cuenta de esa situación, el tlacuache fue y robó el pulque a su hermana “la señora del cerro” para dárselo a los Mè’phàà. Por esa razón el pulque es baboso, por la baba y la fuerza que puso el tlacuache en él. Los Mè’phàà lo bebieron y se emborracharon, al poco rato se alegraron, pero más tarde empezaron a pelear; el tlacuache se puso triste, porque en vez de traer la alegría trajo la tristeza. Fue entonces que el gusano oreja le contó que allá, en la otra loma, había hombres que sabían hacer reír. El tlacuache fue a buscarlos, tardó varios días hasta regresar con ellos: trajeron la palabra que cuenta, la que unió los corazones de los Mè’phàà.

Dicen los abuelos que cuando llega la noche, las ánimas despiertan, buscan nuestros cuerpos para habitar sus deseos y desesperanzas, entonces ocurre el sueño en nuestros ojos, germinan las palabras que se van enredando en nuestra memoria, la llamamos poesía y en ella confluye la expresión de nuestro estar, hacer y sentir.

En el idioma Mè’phàà, la poesía se nombra de muchas maneras. Las definiciones dependen del contexto de la palabra y de quien la hace suya; por ejemplo, ajngáa xka’tsá / palabra que alegra, ajngáa dxáwua / palabra que aconseja, anjgáa xawíí / palabra que despierta, anjgáa tsi’yaa / palabra bella, ajngáa yáá / palabra miel, ajngáa tsíama / palabra que vino del tiempo; no existe un concepto que englobe todo, cada palabra en su diferencia hace el todo y cada una tiene su propia estructura poética de acuerdo a su uso.

Quienes escribimos en nuestro idioma somos llamados poetas indígenas. Para mí, la poesía indígena no existe, porque lo indígena es una categoría racial que sirve para diferenciar las clases sociales; donde viva una lengua siempre va a existir la poesía. Escribir en idioma Mè’phàà es un acto de reivindicación política, para decir que, a pesar de todas las políticas hegemónicas de exclusión y de exterminio, nuestra cultura sigue viva.

La noche guarda secretos, en ella nuestro pueblo configura la esperanza de un mundo mejor, se enseña a los niños las historias que han venido de otros tiempos, como la del tlacuache y los hombres que saben hacer reír para unir los corazones de los Mè’phàà. En la noche también arden las vidas que hacen posible que nuestro idioma siga vivo; hay otras noches en las que nuestro pueblo dialoga sobre esa posibilidad que se asoma entre silencios y metáforas, como la construcción de ese amor que es esperanza y a la vez ilusión que se pretende eterna.

El libro Tsína rí nàyaxà’ / Cicatriz que te mira nos presenta diversas formas de resistencia encadenadas a la posibilidad de los momentos que configuran la esperanza. Cuenta la historia de una lucha generacional por la defensa de la identidad y el territorio que lleva a cabo una familia Mè’phàà y aborda las diversas problemáticas originadas por el narcotráfico en la Montaña de Guerrero, como el de la migración hacia las zonas de cultivo de amapola y la explotación de las niñas y niños para la raya.

Hubert Matiúwàa 

[]

linea

La experiencia de leer

Sobre el autor

Hubert Matiúwàa (Malinaltepec, Guerrero, 1986) contribuye desde el lenguaje poético a la resistencia que viene de la Montaña. Forma parte de esa colectividad de autores que hacen arte en su propio idioma y construyen una nueva audiencia dentro de sus comunidades. Estudió la licenciatura en Filosofía y Letras en la Universidad Autónoma de Guerrero y la maestría en Estudios Latinoamericanos en la UNAM. Ha sido reconocido con el V Premio de Literaturas Indígenas de América, el Premio a la Creación Literaria en Lenguas Originarias Centzontle y el Premio Estatal de Poesía Joven del Estado de Guerrero. Su primero libro es Xtámbaa / Piel de tierra (Pluralia Ediciones / Secretaría de Cultura, 2016).

Sobre la edición

Esta publicación es producto del más reciente Premio a la Creación Literaria en Lenguas Originarias Centzontle, que desde 2016 otorga la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México. En el texto introductorio a Tsína rí nàyaxà’ / Cicatriz que te mira, Hermann Bellinghausen asegura que “Matiúwàa consigue una de las obras más redondas y reveladoras de esta literatura mexicana ‘paralela’ del nuevo siglo.” La edición incluye viñetas e ilustraciones del artista oaxaqueño Filigonio Velasco Naxín.

linea

 

También puedes leer

 

La amapola de lo terrible: Herman Bellinghausen escribe sobre el corazón de la Montaña de Guerrero

Hubert Matiúwàa, piel de tierra

“En México aún hay un gran racismo”: sobre Pluralia y la colección: Voces Nuevas de Raíz Antigua.

linea