Home»Abril 2018

Abril 2018

Histórico

linea-verde

Editorial: Instituto Nacional de Bellas Artes/Secretaría de Cultura-DGP

Año: 2017

Páginas: 66

linea-verde

La revuelta de los niños problema

Mariana Hartasánchez

En un mundo donde los problemas abundan, no hay lugar para los niños conflictivos que parecen propiciarlos más que resolverlos. Sin embargo, esto cambiará por completo el día en que dos simpáticos gemelos pelirrojos, una directora rígida y muy estricta, una niña especial con poderes de bruja, una fotógrafa que quiere ejercer su papel de madre y un mago de ascendencia oriental se encuentran por casualidad en La maison du discipline, donde los “niños problema” viven recluidos y alejados de su casa, de sus padres y del mundo.

Entre guerras grandes y pequeñas, el encuentro de estos personajes traerá al presente la memoria de historias pasadas y propiciará una nueva batalla donde el enemigo a vencer es y será por siempre el odio; ése que se contagia fácil, como una enfermedad y es capaz de originar prejuicios, rechazo y violencia injustificada. Así, por medio de una revuelta es como se revelarán los verdaderos sentimientos de cada uno, y se logrará entender que para convertiste en héroes y acabar, de una vez por todas, con los malos entendidos y con cada una de las guerras, basta creer en la magia de la amabilidad. Una obra con sutiles tintes humorísticos, donde se enseñará que ningún niño es un problema.

bolsitaCómpralo aquí

linea

Apología del polvo

Arnoldo Kraus y Vicente Rojo

Una vez más la dupla inseparable Rojo-Kraus une palabra e imagen para exponer en esta ocasión una serie de reflexiones en torno al polvo y su universo inagotable. Aunque muchas veces asociado con la nada, el polvo es justamente lo que nos conecta con todo, pues en él converge la historia, el tiempo y el destino tanto en el ámbito terrenal como en el sideral. De ahí que las estrellas de papel, diamantina y confeti, que ilustran y dialogan con el texto en una emulación de nuestro origen y ocaso, permanezcan inmóviles y sujetas al papel, como el polvo se adhiere a las cosas de nuestro entorno, para “avivar la textura de las palabras”.

A través del análisis y la exploración de sus diferentes acepciones, Kraus encuentra que la naturaleza de este elemento es ilimitada, pues el polvo es un cómplice eterno, viajero inalcanzable, testigo omnipresente. Aunado a esto, ya sea que esté físicamente presente o no, el polvo tiene un lugar en la vida del hombre, que asocia su acumulación al paso del tiempo y vincula su forma a la tierra, así como a una serie de elementos que, al igual que él, dejan huella a su paso.

Pese a no ser una cosa, aunque tampoco una nulidad, el polvo y su tiempo nos conducen a un punto de introspección, en el que surgen preguntas y respuestas, pero ante todo, la esperanza en la continuidad de la vida.

bolsitaCómpralo aquí

linea-verde

Editorial: Sexto Piso/ Secretaría de Cultura-DGP

Año: 2017

Páginas: 45

linea-verde

linea
linea-verde

Editorial: Conaculta-DGP

Año: 2012

Páginas: 46

linea-verde

Apología del libro

Arnoldo Kraus y Vicente Rojo

Ante el avance inminente e incesante de las nuevas tecnologías, que en su afán de sustituir todo lo que encuentra a su paso, arrasa también con los viejos recuerdos y los tesoros invaluables del hombre, Arnoldo Kraus se enfrasca en un ejercicio de nostalgia y melancolía, en el que el libro es el pretexto y, a la vez, el texto en sí mismo.

El libro, compañero; el libro, enfermedad y panacea del alma; el libro, lenguaje humano. Cuantas posibilidades tiene el objeto, Kraus las explora todas con la ayuda de Vicente Rojo, quien con su reinterpretación visual y, en apariencia, silenciosa sostiene y confirma la tesis de su amigo: los libros son una parte inherente al hombre, pues en ellos el autor, pero sobre todo el lector deja siempre un pedazo de vida.

Mas en el análisis de las propiedades de estos entrañables objetos, no sólo alude el autor a su contenido- para cuyo encomio no se abstiene de citar a Lorca, Deleuze o Borges- sino también a sus formas, a las marcas del tiempo y de sus dueños que se manifiestan en las hojas amarrillas, en los dobleces o anotaciones que les confieren una personalidad y, al mismo tiempo, permiten que éstos brinden consuelo, dicha, dolor o satisfacción a todo el que recurre a ellos inducido por la soledad o el hambre en cualquier momento, pues, en esencia, los libros son infinitos.

bolsitaCómpralo aquí

linea

Apología de las cosas

Arnoldo Kraus y Vicente Rojo

A partir del Autorretrato que Vicente Rojo construyera con base en los elementos de su cotidianidad, de sus vivencias y su pasado, el autor de esta nueva apología se introduce en el recinto temporal y espacial de todo lo que no puede ser nombrado y, en consecuencia, recibe el sobrenombre de “cosa”.

Acuarelas desgastadas, botones literarios, recipientes vacíos de pintura, pinceles usados y cartas descoloridas por el tiempo son algunos de los objetos que pueden observarse en los acercamientos de la lente que descodifican la obra biográfica de Rojo y que, a lo largo de las páginas, generan un discurso propio, al remitir a anécdotas de antaño y a la nostalgia de lo que fue; porque las cosas son un repositorio de recuerdos.

En Apología de las cosas, Arnoldo Kraus confirma lo anterior y, además de evidenciar el carácter genérico de esta denominación que puede sustituirlo todo, descubre entre sus proposiciones que en el universo de las cosas, éstas nos habitan y sin importar si resultan indispensables u ocasionales son objetos de y para la vida. Pues éstas se convierten en las causas y los testigos de las experiencias que combaten lo efímero, mientras se encargan de revivir la esencia de sus dueños, de otros tiempos y hasta de sí mismas. Así pues, lo que parecía un asunto trivial deviene vital y con ello surge la necesidad de llenar la propia vida de cosas.

bolsitaCómpralo aquí

linea-verde

Editorial: Sexto Piso/ Secretaría de Cultura-DGP

Año: 2016

Páginas: 48

linea-verde

linea
linea-verde

Editorial: Ediciones SM/ Conaculta-DGP

Año: 2009

Páginas: 150

linea-verde

Encuentro con la Gran Ciudad

Teresa Domínguez Pacheco

Tras salvar la vida del Señor de la Guerra, Yaotonalli, el pequeño Ixtlahuamilli ve cumplirse uno de sus más grandes sueños: conocer la Gran Ciudad. Aunque a consecuencia de esta decisión tenga que dejar atrás a su familia, su tierra y sus costumbres, las enseñanzas y valores que su taati le ha inculcado permanecerán con él a lo largo del viaje que está por realizar, no sólo hacia un lugar lejano y desconocido sino hacia las nuevas etapas de su vida.

Ganadora del premio El Barco de Vapor, la historia ficticia que relata Teresa Domínguez Pacheco si bien evoca tiempos antiguos, como un recordatorio de nuestro pasado, también dibuja con palabras a un individuo ejemplar que tiene lugar en toda época, ya que el joven protagonista de esta novela demuestra que sin importar el origen ni las condiciones designadas por el azar, es posible sortear cualquier dificultad y destacar a través del reconocimiento y fidelidad a la propia personalidad.

Así pues, más que el Encuentro con la Gran Ciudad, Ixtlahuamilli logra encontrarse con él mismo a partir de los aprendizajes obtenidos tanto en el antiguo como en el nuevo hogar; en cada lección del calmécac o en sus visitas a los diferentes calpullis de la ciudad; pero principalmente, en la experiencia de lo cotidiano, para devenir así uno con su nombre; para volverse, al fin, un campo cultivado.

Reseñas por Fernanda Gallegos Negrete– Estudiante y profesora en letras.

bolsitaCómpralo aquí

linea