Home»Octubre 2017

Octubre 2017

Histórico

linea-verde

Ilustración: Margarita Sada

Editorial: Secretaría de Cultura-DGP

Año: 2017

Páginas: 32

linea-verde

Los diablitos traviesos de Ocumicho / K'úmichu anapu noambakiti sapirhati ikikurhiricha

Edición bilingüe: purépecha-español

María Yolanda Argüello Mendoza

En un pueblito de Michoacán, llamado Ocumicho, la tradición y costumbres de sus pobladores dan vida a sus famosos diablitos. Como su nombre lo indica, éstos son unos tremendos pillos; se divierten haciendo travesuras no por malicia o alevosía, pues sólo buscan nuevas aventuras. Los hay de todos colores y profesiones, pero algo tienen en común: en todos siempre se dibuja una pícara sonrisa por la alegría que llena su corazón. A pesar de los embrollos, en los que meten a los habitantes del pueblo con sus bromas y sus burlas, la comunidad siempre los perdona, pues con ellos las risas no terminan nunca.

Con rimas en español, acompañadas de su traducción al p’urhépecha, y figuras de engendros con cuernos, ojos grandes así como colores vibrantes, aprendemos un poco del folclor y la cultura que abunda en esta región de nuestro país, donde los diablitos traviesos de Ocumicho representan el gozo de vivir de los pobladores orgullosos de sus orígenes y su tierra. De modo que si viajas por el rumbo del Peribán, no te asustes si ves a mujeres y niñas con sus hábiles manos moldear diablitos de barro, porque junto a ellos celebrarán con fiestas, cantos y bailes la dicha de habitar un pueblo tan querido y peculiar.

bolsitaCómpralo aquí

linea

La noche encallada

Juan Pablo H. Gázquez

Como cada que se pone el sol, la noche viajera emprende su marcha habitual e interminable, dejando a su alrededor la inconfundible estela de su paso en un cúmulo de paisajes oníricos; sin embargo, la profundidad del sueño de un niño y un descuido bastarán para que su viaje se vea interrumpido y, sin más, quede encallada en medio del desierto. A pesar de que a su auxilio irá toda clase de criaturas que viven bajo su potestad y dependen de ella para subsistir, la noche pronto comprenderá que ni el Zar con sus ladrones ni el poder gravitacional de la luna o los espectros nocturnos podrán ayudarle, pues sólo en ella radica la fuerza para liberarse.

Así pues, la breve historia de Juan Pablo Gázquez, embellecida con ilustraciones desdibujadas como los sueños, engloba diversas enseñanzas, porque no sólo resalta lo indispensable que es la noche para todos los seres que aprovechan la oscuridad de su naturaleza y el frescor que modera el bochorno diurno; también nos enseña que es posible obtener ayuda de quien menos la esperamos y, asimismo, que para poder renacer, es preciso morir un poco, de la misma manera en que, de vez en cuando, es necesario que la noche quede atrapada en los sinuosos mares de arena, para que ésta y sus colores resurjan con todo su esplendor.

bolsitaCómpralo aquí

linea-verde

Editorial: Secretaría de Cultura-DGP

Año: 2008

Páginas: 38

linea-verde

linea
linea-verde

Editorial: Secretaría de Cultura-DGP

Año: 2008

Páginas: 24

linea-verde

Vacaciones en Marte

Bernardo Fernández

La vida en Marte no es tan diferente de aquella que se vive en el planeta Tierra: los marcianos de cabello azul y piel rojiza habitan en casas, disfrutan de la música y, en especial, gustan de ir a la playa para surfear, navegar en velero o pasar horas tirados al sol durante las vacaciones de verano. Aún así, viajar al planeta rojo siempre resulta toda una aventura desde la perspectiva de un niño que cada año, junto con sus papás y su hermano menor, va a visitar Bradburya, la ciudad donde radican sus abuelos maternos, su familia marciana.

Entre gigantescas olas de arena y jugo de rupiduki, las nuevas experiencias no se harán esperar y pondrán en un enorme dilema al pequeño protagonista de esta historia, quien deberá aprender a negociar y mantener sus promesas con tal de conseguir su objetivo: construir el castillo de arena más alto de todos. Mas las circunstancias y un beso marciano harán que las cosas resulten mejor de lo esperado y que Marte se vuelva el destino anhelado para pasar las próximas vacaciones estivales, aunque con ello el pequeño narrador desafíe la lógica de los adultos y, sin importar la distancia, se vea obligado a apartarse de la realidad con miras a recorrer las regiones más lejanas de su imaginación.

bolsitaCómpralo aquí

linea

Celestino, el general

Gabriel Mejía

Aludiendo a la frase popular según la cual la imaginación es el arma más poderosa que existe, Gabriel Mejía, junto a las ilustraciones de Aleida Ocegueda, nos presenta a Celestino, un niño que como tantos otros pasa sus días jugando a inventar guerras contra enemigos inciertos, que, al final de todo, resultan ser lo menos importante ante su belicoso ánimo infantil. El relato embellecido con las escenas de un campo fértil y apacible, a las que nos transportan las ilustraciones de Aleida, expone la fortuna de saber aprovechar lo que nos rodea y de valorar, como a un reino, los recursos de nuestra cotidianidad.

Celestino enriquece sus ilusiones con la mitología familiar y, sin importar los trabajos que debe llevar a cabo, se da tiempo de urdir estratagemas que le den la victoria a su ejército de piedras y escarabajos tanque en el campo de batalla. El ingenio pueril de Celestino nos hace partícipes de un mundo, que le pertenece y en el que él es legítimamente el máximo gobernante de sus tierras, el príncipe de sus vacas: el general. Así, valiente y temerario, diariamente va izando su bandera sobre nuevos territorios, mientras ostenta el merecido título de conquistador de sus propios sueños y hazañas.

bolsitaCómpralo aquí

linea-verde

Ilustración: Aleida Ocegueda

Editorial: Secretaría de Cultura-DGP

Año: 2008

Páginas: 29

linea-verde

linea
linea-verde

Editorial: Secretaría de Cultura-DGP

Año: 2012

Páginas: 230

linea-verde

Los sapos de la memoria

Graciela Bialet

Con el afán de llenar los recovecos de un doloroso pasado, Camilo, de 17 años, busca desesperadamente encontrarle respuestas a uno de los capítulos más oscuros en la historia moderna de Argentina. Ante la negativa de su abuela a abrir las heridas que la dictadura dejó y aún no logran sanar, Camilo exige su derecho a recordarlo todo: desde la risa de sapo de su madre que se desvanece en una vorágine de memorias inconexas que lo atormentan, al hacerlo sentir frágil y desamparado; hasta el misterioso origen de su propio nombre.

En espera de una solución a su pesquisa, el joven se inventa historias mezcladas a un tiempo con la fantasía y con la realidad, para así solventar la ausencia de datos que configuren la identidad de una familia, que como otras miles, fue mutilada por la violencia y un montón de sinrazones que, en la actualidad, aún resultan tanto increíbles cuanto injustificables.

Aunado a la orfandad que siempre lleva como un pesado saco a cuestas, Camilo debe lidiar también con las peripecias de su edad; pero no es sino hasta que conoce a Carola que los sapos de su memoria se manifiestan con mayor ímpetu para enseñarle que “no hay forma de escaparle al amor o al destino” y que la libertad, que sus padres se esforzaron en heredarle, ahora consiste en adueñarse de pasado y su futuro, viviendo.

Fernanda Gallegos Negrete – Estudiante y profesora en letras.

bolsitaCómpralo aquí

linea