Home»Junio 2018

Junio 2018

Histórico

linea-verde

Editorial: Era

Año: 2018

Páginas: 156

linea-verde

El otro amor de su vida

Héctor Manjarrez

Con El otro amor de su vida Héctor Manjarrez logró una novela poco usual en la literatura mexicana: una comedia romántica. Y no es que el libro se limite a ser enternecedor, sensual y esté repleto de humor; sino que en su habilidad para crear diálogos, las entradas y las salidas de los personajes, hay en El otro amor de su vida una crítica al amor romántico, mismo que ha tenido en la novela uno de sus principales baluartes a lo largo de los últimos dos siglos. Ese amor que exige una pareja heterosexual, un hombre que seduce y una mujer que debe ceder a la fuerza del hombre en busca de amor. Irónicamente, la trama empieza cuando Salvador –quien, se verá, no es el protagonista- se encuentra en una fiesta con una amiga de juventud, Concha Retama. Aunque ambos parecen flirtear y corresponderse, Concha se va a la francesa, sin despedirse, lo que provoca que un beodo Salvador vaya en su persecución rumbo a Tlalpan.

Ahí descubre que Conchita vive felizmente con su pareja, quien no se enoja a pesar de ser despertado en plena madrugada por este intruso, posible amante de su enamorada. Al contrario, el amigo-novio de Conchita los deja solos y Salvador se convierte en el primero en una larga serie de invitados inesperados que circularán por la casa: la mamá, la mejor amiga, el ex novio, un violonchelista polaco y hasta un policía habrán de pasar a la casa de Concha para decirle cómo debería vivir su vida. Todos estos seres se inmiscuyen en la vida amorosa, la sexualidad, la economía y hasta en los gustos musicales y sociológicos de Concha, una de las mujeres más memorables de nuestra literatura. Como suele suceder en las comedias románticas, el enigma estriba en saber, con quién se quedará la heroína. La respuesta que da esta novela tlalpeña hace que este libro de Héctor Manjarrez, una burla al amor cortés y una reivindicación para las mujeres, encuentre una vigencia inusitada a 20 años de su publicación.

bolsitaCómpralo aquí

linea

Stalingrado

Antony Beevor

Antony Beevor es el historiador bélico más renombrado de habla inglesa, y si no lo es se le acerca mucho. Beevor recrea aquí el asedio de una ciudad que se convirtió en una obsesión y un asunto personal para Hitler, quien desoyó a sus generales y prefirió desviar sus tropas de Moscú hacia el Volga en un intento por humillar a Stalin antes de asestarle el golpe final.

Como se sabe, el invierno y la voluntad patriótica de los soviéticos doblegaron a un Ejército que hasta entonces sólo había encadenado victorias en Europa del Este. Pero Beevor no vuelve a contarnos el relato heroico de Stalingrado sino que regresa a los momentos preliminares, cuando todo parecía perdido, cuando el propio Stalin se encontraba catatónico en la sala de mandos, esos meses en los que los rumanos y hasta algunas legiones españolas e italianas marchaban con alegría hacia el frente oriental para terminar la guerra.

Beevor reconstruye además la dimensión humana y casi teológica de una batalla en donde murieron millones de soldados de todos los rincones de la URSS, no sólo rusos sino georgianos, turkmenos y todo el crisol de pueblos que derramaron su sangre en parte por proteger a su país y en parte por terror a la promesa nazi de exterminio.

Antes de publicar su monumental La segunda guerra mundial (un libro que sintetiza toda su carrera y una de las pocas obras que sintetizan en un solo volumen las campañas militares entre el Eje y los Aliados), Beevor escribió obras centradas en batallas concretas como el desembarco de Normandía, la ofensiva de las Ardenas y éste, que es el libro que le mereció su primera fama: Stalingrado, el recuento militar de la batalla que significó un punto de inflexión para la guerra y el momento decisivo en el que Alemania y la Wehrmacht comenzaron a perder el conflicto que se inició, irónicamente, con el pacto de no agresión entre Stalin y Hitler en 1939.

bolsitaCómpralo aquí

linea-verde

Editorial: Crítica

Año: 2018

Páginas: 456

linea-verde

linea
linea-verde

Editorial: Malpaso

Año: 2018

Páginas: 224

linea-verde

El consultorio de la Doctora Ilustración (Ph. D.)

Carlos Monsiváis

La columna más famosa de Carlos Monsiváis era Por mi madre, bohemios, ese sitial de la prensa mexicana en donde ‘Monsi’ se burlaba de las declaraciones estúpidas e intolerantes de la clase política y empresarial. Pero al mismo tiempo que diseccionaba la miseria humana de la gente pública, Monsiváis también tomó la forma de la Doctora Ilustración, filósofa y doctora como lo dicen sus iniciales de Ph.D. Aparecida en La cultura en México, el suplemento de la revista Siempre! que el propio Monsiváis dirigió entre 1972 y 1987, en el consultorio de la Doctora Ilustración se daban cita todo tipo de pacientes: personas dudosas de sus inclinaciones ideológicas, testigos presenciales de la existencia de extraterrestres, gente urgida de aparecer en un diccionario a pesar de sólo contar con tres años de diputado.

Los dibujos de Rafael Barajas ‘El Fisgón’ complementan esta selección de columnas del Consultorio de la Doctora Ilustración (Ph.D), faceta del gran cronista chilango en la que ejercía como un oráculo que despedazaba a sus pacientes, quienes, se sospecha (aunque deben ser sólo calumnias de sus adversarios dialécticos) eran obra de una misma mente retorcida de risa y de ingenio, una burlona y temible Esfinge de Giza, mitad gato mitad Monsiváis.

bolsitaCómpralo aquí

linea

Mis chistes, mi filosofía

Slavoj Žižek

Este es un libro grosero, lleno de bromas salpicadas de machismo de izquierda, revisionismo sobre la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas, de humor negro sobre gulags y neoliberales, chanzas de pretendida estirpe sadista en las que un grupo de hombres sodomiza mujeres mientras éstas tienen que resolver problemas lógicos, al mismo tiempo que se las follan; los espermas, el Papa, los judíos y los chinos, Gorbachev, Stalin y Hitler son el reparto. Además, un libro repetitivo porque muchos de los chistes aquí reunidos aparecen con variaciones leves o con las nacionalidades de los personajes trocadas para dar una impresión fallida de que se trata de múltiples chistes y no un chiste matriz.

Digo que es un intento fallido porque Slavoj Žižek es como ese tío borracho que cuenta los mismos chistes en las reuniones familiares bajo la premisa de que los está contando por primera vez. Sólo que el filósofo esloveno lo hace libro tras libro, cada uno auscultado y refinado por Audun Mortensen, escritor y artista noruego al que le debemos esta compilación donde se constata el papel de los chistes en la transformación del hombre en mono.

Ahora bien, todo lo anterior no significa que estos chistes no sean graciosos, sino que además tendremos que vérnoslas con un reto de escritura mayor: un filósofo que explica los chistes echando mano de gente que no se distinguía por ser demasiado cómica como Hegel, Derrida, Lacan, Freud o los mísmísimos tótems de Sartre y Heidegger en cuyos libros Žižek rescató algunos chistes perdidos entre mares de logotecnia. El resultado es una pretendida filosofía del humor. Si el caso filosófico y la metáfora han sido uno de los pilares del pensamiento desde Sócrates y Platón, este libro nos recuerda que si bien después del siglo XX la poesía y la metafísica quizá no sean dignas de concebirse, sí lo son los chistes como instrumentos de la filosofía que además cuentan con una ventaja: los mejores chistes, a diferencia de los grandes libros de filosofía, no tienen autor.

bolsitaCómpralo aquí

linea-verde

Edición: Audun Mortensen

Editorial: Anagrama

Año: 2017

Páginas: 176

linea-verde

linea
linea-verde

Editorial: Jus

Año: 2018

Páginas: 240

linea-verde

Teoría y práctica de La Habana

Rubén Gallo

Rubén Gallo tuvo la oportunidad de pasar un semestre en La Habana, justo cuando estaban por ocurrir algunos de los acontecimientos más importantes en la historia reciente de la gran isla de las Antillas, y sobre todo su capital: el deshielo de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos y, poco después, como si fuera una obra del destino, la muerte de Fidel Castro. Gallo narra así esta “teoría” de La Habana a ras de tierra y a cuerpo entero.

“Teoría” entre comillas porque, como dice Wendy Guerra en una de sus apariciones en este libro, no hay nada más antiteóretico que el cuerpo, esa isla en donde reside la libertad primera de los individuos y de sus pueblos. El cuerpo teorizado y abstracto de la literatura y de la filosofía es aquí una realidad que se constata por medio de la crónica: La Habana como un sitio donde la gente saluda, coquetea, se toca y se sonríe sin miramientos, donde la basura en las calles más que un indicio de subdesarrollo es un síntoma de esa vida que corre por las calles y los edificios de una ciudad legendaria.

Por eso, Teoría y práctica de La Habana es un libro que sólo podría concebirse como crónica; a la vez un relato autobiográfico de cómo Gallo pasó estos días históricos junto a sus colegas, y un repaso de historias como la de la vaca Ubre Blanca, un producto ganadero del castrismo que tiene ahora su propia estatua en honor a los cientos de litros de leche que produjo para la Revolución; la celebración en las calles por el restablecimiento de las relaciones diplomáticas luego de una conversación entre Raúl Castro y Barack Obama; las decenas de bares y casas de citas para la comunidad gay regenteadas por un gobierno con fama de perseguir a los homosexuales.

Una colección de estampas, impresiones, sueños guajiros -literalmente- y de relatos que conforman una crónica fascinante que muchos considerarían surrealista aunque, en realidad, es hiperrealista: nada más concreto que una librería que sirve de refugio para perros y centro cultural o el siempre fascinante sincretismo de la Iglesia cubana, el Partido Comunista y la santería. Teoría y práctica de La Habana hereda de los Tres tristes tigres de Guillermo Cabrera Infante el espíritu festivo y carnavalesco al son del reguetón y también su pulsión por el lenguaje, protagonista en una época fébril de transformación en una de las culturas -nunca mejor dicho- más fascinantes del planeta.

Reseñas por Olmo Balam, editor de Correo del Libro.

bolsitaCómpralo aquí

linea