Home»Septiembre 2018

Septiembre 2018

Histórico

linea-verde

Editorial: Sexto Piso

Año: 2018

Páginas: 164

linea-verde

Y por mirarlo todo, nada veía

Margo Glantz

En 2014 Margo Glantz escribió su propia aportación a esa serie de libros que comenzó con Me acuerdo de Georges Perec, siguió con un libro del mismo nombre de Joe Brainard y que la escritora tituló, simplemente, Yo también me acuerdo. Continuación de ese ejercicio de memoria y de su propia genealogía literaria, Margo Glantz hizo más que su propia versión de esos dos libros que tratan de capturar el pasado no a través de la documentación o la descripción exhaustiva, sino del fragmento, el detalle preciso, la evocación de una experiencia tan vaporosa como lo es siempre la vida.

El libro más nuevo de Glantz debe verse bajo ese contexto: Y por mirarlo todo, nada veía, un ensayo que se lanza contra el aleph y sus abusos, o sea, contra las redes sociales cuya tormenta de imágenes, ocurrencias y de información es capaz de destruir la propia memoria por exceso de registro y de almacenamiento. Este libro pertenece a esa crítica cultural que ejercieron los frankfurtianos pero, sobre todo, Walter Benjamin. En última instancia, este libro no insinúa que debamos cerrar nuestras cuentas de Twitter o Facebook, sino aprender a insertarlas en la larga tradición de la lectura enfocada y la edición (eso que hoy muchos llaman curaduría). Viniendo de quien será la próxima directora del Fondo de Cultura Económica, la gran editorial de México, este libro no es poca cosa.

bolsitaCómpralo aquí

linea

La cámara lúcida

Roland Barthes

 

Uno de los libros clásicos sobre fotografía que decepcionará a los fotógrafos. Al menos así lo visualizaba Roland Barthes, quien desde el principio advierte que su libro no tiene tanto que ver con las técnicas o la historia de la fotografía sino con “argumentar sus sensaciones y ofrendar de este modo su individualidad”. De esa manera hay que leer La cámara lúcida, un título que por sí mismo encapsula el método y la práctica de un texto en el que Barthes se asume como un ojo que antes que observar moldea su visión a través del pensamiento. Elaborado como un diario filosófico, a partir de preocupaciones, fragmentos y una voz que suena teórica antes que narrativa, La cámara lúcida es un libro donde conviven la semiótica y la literatura, y que vive la fotografía como “certificado de presencia” de una aventura.

bolsitaCómpralo aquí

linea-verde

Editorial: Paidós

Año: 2018

Páginas: 144

linea-verde

linea
linea-verde

Editorial: Paidós

Año: 2018

Páginas: 144

linea-verde

Mujeres y poder: un manifiesto

Mary Beard

Mary Beard, historiadora de la antigüedad clásica, inicia este libro sobre el lugar de las mujeres en el espacio público con uno de los episodios inaugurales de la literatura universal: el momento en que Telémaco manda callar a su madre, Penélope, ninguneada en su propia casa y ante un grupo de hombres que se contaban historias sobre la Guerra de Troya. En ese pequeño fragmento que pasa, a ojos de Homero, sin grandes aspavientos pues se presupone normal, se encierran siglos de silenciamientos y de ocultamiento a la voz de las mujeres, que no es otra cosa que negarles el ejercicio del poder.

Beard rastrea aquí la manera en que la voz de las mujeres ha sido ridiculizada, objeto de burla y acusada de desobediencia o de histeria. Este es, a diferencia de otros libros suyos, un ensayo personal en el que aparecen mujeres legendarias como Juana de Arco, Sojourner Truth, Isabel I o Hillary Clinton (esa mujer que según el sistema electoral estadounidense era peor que Donald Trump) y que, a pesar de los hombres, alzaron su voz y tomaron el poder que se les había negado durante toda la historia. Como buen manifiesto, este libro se lee como se toma agua y su combatividad reside en el argumento exacto, la anécdota bien colocada y en una voluntad de poder que habla por sí misma.

bolsitaCómpralo aquí

linea

El coleccionista de libros

Alice Thompson

La tradición de la novela gótica sigue dando frutos e historias de mansiones, candelabros, luz de velas y, como en este caso, la librería de viejo llamada Looking Glass, en donde Violet conoce a Archibald Murray, su dueño. Los dos se casan tras conocerse en un café del Londres de principios del siglo XX. Ambos llevan un matrimonio anodino y hasta un hijo. Pero la vida en pareja en vez de volverse cada vez más tediosa se torna siniestra en cuanto Violet va cuestionando algunas costumbres extrañas de su marido: como las fotos de mujeres desmembradas, un eco siniestro del primer libro que hojea en la librería, un manual de anatomía femenina.

Lord Archibald tiene también un libro de cuentos de hadas que nunca deja a la vista y que oculta con mucho cuidado, así como la foto de una mujer cuya identidad no se revela. Violet sufre alucinaciones que la condenan a una temporada en el asilo psiquiátrico. Cuando vuelve, trata de recobrar su vida, a su hijo y su cordura en una novela que recuerda lo mejor de Henry James o de Angela Carter. El coleccionista de libros se narra con maestría, con la elusividad de una historia de fantasmas y la llaneza de estilo de un cuento de hadas.

bolsitaCómpralo aquí

linea-verde

Editorial: Siruela

Año: 2018

Páginas: 208

linea-verde

linea
linea-verde

Editorial: Ático de libros

Año: 2018

Páginas: 640

linea-verde

Guerra. ¿Para qué sirve?

Ian Morris

Ian Morris propone aquí algo que siempre ha sido una especie de tabú para los historiadores y para las buenas conciencias: que la guerra ha sido, a largo plazo, una de las condiciones para la creación de sociedades más complejas. En el fondo, claro está, la guerra sigue siendo uno de los vicios más acendrados de los hombres, pero la pregunta es válida: si la guerra es tan dolorosa y condenable, ¿por qué se han peleado desde el inicio de los tiempos?

En esta historia sobre la guerra como idea, que rastrea las funciones del conflicto desde los primates hasta los bombardeos ejecutados a través de drones y robots, Ian Morris dice que si bien la guerra no es buena, sí es esencial: la humanidad se ha vuelto más civilizada, más benevolente y la vida de los individuos es menos mortífera gracias a los propios horrores del conflicto armado. Al menos así se ve desde un punto de vista teórico que asume la construcción de los Estados-nación, lo que algunos llaman civilización como un punto de llegada inevitable en la historia humana. En ese sentido, la logística económica inmensa que requieren los ejércitos, la organización burocrática, el refinamiento tecnológico y la propia idea de que uno debe entregarse a la lucha por algo trascendente –una religión, una ciudad, un país, una nación, una ideología- son a la vez consecuencias y causas de la guerra.

El argumento de Morris de que cada guerra produce una paz más duradera e inhibe los mecanismos del casus belli queda abierta a la especulación y a la historia. Más que un libro de ontología del conflicto, Guerra, ¿para qué sirve? es una de esas historias en las que se encuentran biología, antropología y narrativa, que nos ayuda a ver cómo hemos llegado a este mundo de fronteras, naciones unidas y Estados fallidos.

Reseñas por Olmo Balam, editor de Correo del Libro.

bolsitaCómpralo aquí

linea