Home»José Luis Rivas

José Luis Rivas

Foto: Especial

Lugar y fecha de nacimiento: Tuxpan, Veracruz, 28 de enero de 1950.

linea2-3

Ocupación: Poeta, editor y traductor.

linea2-3

Conocido por: sus libros de poesía, sus múltiples traducciones de autores en lengua inglesa y francesa y por los 14 años que dirigió la Editorial de la Universidad Veracruzana.

linea2-3

Algunos textos escritos por José Luis Rivas

linea2-3

 

Un puñado de palabras, eso es todo con lo que cuenta el poeta para enardecer el alma o ahogar las penas. Pero lograr que éstas cumplan su cometido bajo un ritmo requiere de un trato especial de las musas. Traducir es llevar un poema a puerto exitosamente dos veces, por lo que exigen un capitán docto en la vida secreta de las palabras y rigoroso en cuanto a su metro. El poeta, traductor, editor e investigador veracruzano José Luis Rivas encarna al hombre en cuyo ser dialogan la exhaustividad del traductor con el arte del dominio de la palabra.

Bajo la lupa y diccionario de Rivas han pasado T.S. Eliot, Ezra Pound, Rimbaud, Jean-Marie Gustave Le Clézio, Derek Walcottt, Joseph Brodsky, Georges Schehadé, Saint-John Perse, Aimé Césaire, Jules Superviell, John Donne, William Shakespearre. Su labor ha sido laudada por actrices multipremiadas de la talla de Nuria Espert, quien dice de la Lucrecia de Shakespeare traducida por Rivas: “su belleza extraordinaria… El éxito de esta joya comienza con la traducción del señor Rivas, que es en verso blanco y conserva hasta el último matiz y todo el perfume de Shakespeare”. Asimismo, Jordi Doce, doctorado por la universidad de Shiefeld en Inglaterra, comparte para la Vanguardia sobre la traducción de Donne: “Rivas nos ofrece una traducción impecable, llena de ritmo y fuerza verbal, en la que oímos al sesgo, la lección de nuestro propio siglo de oro, que tanta presencia tuvo en la poesía metafísica inglesa. Quien busque a John Donne lo encontrará de cuerpo entero en estas páginas”.

Mas al convivir con los extranjeros, el veracruzano ha actuado como pirata y ha vuelto el tesoro literario suyo. “La traducción no es solamente una contribución sino también una manera de que de algún modo yo empiezo, de modo orgánico, a establecer una relación con la escritura de esos autores aun cuando sepa claramente que el traductor es ante todo un traidor. Yo pensaría en mi caso que aparte de ser un traidor típico, el traductor es una especie  de ladrón que se nutre”, compartiría el autor para la revista Callaloo de la Universidad Johns Hopkins. Celebrado como una de las voces mayores de la poesía del continente, Rivas presenta en sus estrofas una cadencia que fluye cual río que arrastra en su caudal mensajes de grullas, agua, naturaleza, provenientes del paisaje veracruzano y espíritu caribeño. Entre sus obras podemos contar Tierra nativa (1982, Premio Carlos Pellicer), La transparencia del deseo (1986, Premio Nacional de Poesía Aguascalientes), Brazos de mar (1990, Premio Xavier Villaurrutia), Raz de marea. Obra poética1975-1992. Sobre su concepción de la literatura comparte:Mi compromiso es en el plano de la escritura y, por así decirlo, pasional. El mundo que amo de un modo volcado es el mundo exuberante, rico en posibilidades de vida, el mundo natural. Mi compromiso es celebrarlo y, al hacerlo, lo defiendo. Mi escritura pasa a un nivel de compromiso. Esa es mi apuesta estética y ética”.

Un río se compone topográficamente de tres elementos: su curso superior, donde nace; su curso medio, donde suelen aparecer obstáculos y el curso final, la parte en la cual desemboca tal vez en una isla o en un lago. Rivas ha alimentado con sus palabras una serie de ríos caudales que se bifurcan y cuyos cursos yuxtaponen la labor de traductor con la del poeta y el editor. Entre el caudal de la poesía y la traducción nos encontramos con su labor editorial como coordinador editorial de La Gaceta del Fondo de Cultura Económica y director editorial de la Universidad Veracruzana, donde también se ha desempeñado como investigador del Instituto de Investigaciones Lingüístico-Literarias.

La figura del traductor, tal como la del editor florecen bajo el refugio de las sombras. Pero hay ocasiones en las que la tinta que refina la cadencia con rigor hace que la oscuridad devele su secreto. En el caso del poeta veracruzano no sólo se evanecen las sombras, volviéndolo una referencia en el mundo de las palabras, sino que sus traducciones en rumbo a su desembocadura donde se reúnen los amantes de la palabra, pasan por diversas formaciones terrenas que son las almas de los hombres. Si en efecto, “ningún hombre es una isla”, como dicta el poeta inglés Donne, sabemos que es gracias a la poesía que el individuo puede beber de todos los palos de la vida sin despegar los pies del suelo. Rivas revela con el ejemplo de su vida porque el capitán del barco de la traducción no debe ser sólo amante de las palabras sino un pirata con alma de poeta dispuesto al abordaje de la poesía mundial.

Myhrra Duarte - Comunicóloga especializada en cultura.