Home»Margarita de Orellana

Margarita de Orellana

Foto: EFE

Lugar de nacimiento: Ciudad de México, 1950

linea2-3

Ocupación: Historiadora, especialista en cine, editora e investigadora del arte mexicano 

linea2-3

Conocida por: ser la directora editorial de la revista Artes de México

linea2-3

Contacto: Un minisitio dedicado a Margarita de Orellana

linea2-3

La palabra craft es difícil de traducir al español. Puede significar, en términos generales, “arte” o, más específicamente, de un arte hecho a mano, una artesanía. En otro registro de sentido puede connotar destreza, habilidad para un oficio en concreto; también puede cruzar el límite entre pasatiempo y profesión. La palabra no discrimina entre el arte popular o lo culto (si así es que así se puede distinguir a un artesano o a un Vicente Rojo), entre manualidades o el virtuosismo de un artista de galería.

La trayectoria profesional de Margarita de Orellana está marcada por esta palabra polisémica, ya sea como historiadora de cine, consultora histórica para series de televisión o en ese proyecto que lleva en su título la amplitud y la diversidad de: Artes de México.

De Orellana, hija de cubanos emigrados a México, estudió primero en la American School Foundation y después en la Universidad Iberoamericana. Su primer interés, los estudios cinematográficos, la llevaron a Francia, donde vivió durante diez años y donde obtuvo una maestría en la Universidad de Vincennes. Después, Orellana hizo su maestría en historia de las mentalidades, una rama de la historia que no estudia los grandes acontecimientos o a los prohombres de una época, sino que se centra en la transformación de las representaciones socioculturales. Continuó con esa formación al hacer el doctorado en Historia Contemporánea y Comparada, la Universidad de París.

De ahí que Margarita de Orellana tenga un entendimiento amplio y ecléctico de lo que es la cultura, fuera de los prejuicios académicos o políticos. La cultura como un tejido de símbolos y prácticas en permanente transformación cuya expresión más refinada es el arte. En su libro, La mirada circular. El cine norteamericano de la revolución mexicana 1911-1917, Orellana reúne su interés por el cine y por la forma en que dos países se entrelazan y sintetizan para formar un nuevo constructo cultural.

Este interés daría otro paso adelante en 1988 cuando la revista Artes de México inició su nueva época bajo la dirección de Orellana y Alberto Ruy Sánchez. Casi treinta años después, la revista se ha extendido hasta ser una editorial que produce libros para todas las edades sobre el patrimonio cultural y artístico de los indígenas, los artesanos de la república, los artistas mexicanos de todos los siglos. El pasado y el presente, así como una concepción amplia de lo que es el arte se funden en esta revista que en su versión en inglés se llama The crafts of Mexico. Libros-revista (pues tienen tanto ISBN como ISSN) que estaban pensados para permanecer en los estantes de las librerías por años, los volúmenes de Artes de México fueron recibidos con beneplácito por su diseño, los escritores, fotógrafos e ilustradores invitados.

Ya sean los textiles –en los que Orellana es autoridad-, piezas de cerámica y madera, las máscaras de la lucha libre, las iglesias ocultas a lo largo de la geografía mexicana, las ofrendas de día de muertos, el cine de la revolución mexicana, el chocolate y la cocina regional, los códices sobrevivientes de aztecas y mayas, los juguetes artesanales, la historia de las ciudades y asentamientos o el mezcal, Margarita de Orellana tienen algo para los lectores que busquen encontrar cada uno de los matices de la palabra arte en su encarnación mexicana.

 Olmo Balam