Home»Miguel Sáenz

Miguel Sáenz

Foto: tomada de www.espanolalternativaglobal.com

Lugar de nacimiento: Larache, Marruecos, 1932

linea2-3

Ocupación: Traductor y escritor

linea2-3

Conocido por: ser el traductor de Günter Grass y otros autores alemanes

linea2-3

El discurso de Miguel Sáenz: “Servidumbre y grandeza de la traducción”: http://bit.ly/1AZKDId

linea2-3

Aunque obtuvo desde joven el grado letras y filología alemana en la Universidad Complutense, un filtro decisivo para quienes después se dedicarán a la lectura a fondo de esa lengua germánica, Miguel Saénz se doctoró de verdad en las agitadas salas de traducción e intérpretes de la ONU. Ahí, con el deber de convertir el alemán en un español legible y fluido, y bajo la responsabilidad diplomática que conllevaba esta labor durante la Guerra Fría, aprendió la grandeza y la servidumbre del traductor.

Además de estudiar esa especialidad de la filología tiene un doctorado en derecho y es especialista en derecho aeronaútico y militar. Esa otra faceta de Sáenz como militar es insólita para alguien que ha sido durante décadas el traductor de referencia del reino germánico de las letras. Sus grandes traducciones de Günter Grass y Thomas Bernhard han permitido leer sus obras completas en un español.

Entre los muchos autores traducidos brillan Arthur Schnitzler, Franz Kafka, la obra dramatúrgica de Bertolt Brecht, Aldred Döblin y Hermann Broch. La historia interminable de Michael Ende, El rodaballo de Grass, El sobrino de Wittgenstein de Bernhard, la Autobiografía psíquica de Hermann Broch figuran entre sus principales traducciones. También ha incursionado en la lengua inglesa con versiones al español de William Faulkner, Henry Roth, Salman Rushdie.

Su labor fue reconocida en 1999 por la Deutsche Akademie für Sprache und Dichtung (Academia Alemana de la Lengua y la Poesía). En 2012 ingresó a la Real Academia Española, donde ocupa la silla (b) minúscula. Su discurso “Servidumbre y grandeza de la traducción” es una síntesis de su teoría de la traducción (aunque ahí mismo afirma que no es posible una teoría total de la misma) como un servicio a la sociedad y la base sobre la que se construye la literatura universal.

(Olmo Balam Juárez)